Menonitas, "dos años de violaciones"

Menonitas radicados en Bolivia (Foto: cortesía La Razón).
Image caption En los Departamentos de Santa Cruz y Tarija existen entre 17.000 y 30.000 menonitas.

<!-- /* Font Definitions */ @font-face {font-family:Calibri; panose-1:2 15 5 2 2 2 4 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:swiss; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-1610611985 1073750139 0 0 159 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:""; margin-top:0cm; margin-right:0cm; margin-bottom:10.0pt; margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:Calibri; mso-fareast-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-ansi-language:EN-US; mso-fareast-language:EN-US;} @page Section1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:72.0pt 90.0pt 72.0pt 90.0pt; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} -->Durante dos años, siete hombres de una colonia menonita de Santa Cruz, Bolivia, presuntamente violaron a más de 60 mujeres de su propia comunidad, informó a BBC Mundo el fiscal Freddy Pérez, quien logró, en una audiencia realizada este miércoles, que los acusados fueran enviados a prisión de forma preventiva.

Junto a los siete acusados de violación, también fue remitido a la cárcel el menonita Peter Wiebe, el supuesto proveedor de un aerosol que los acusados habrían comprado por US$50 para narcotizar a sus víctimas mientras dormían.

Las edades de las mujeres presuntamente violadas oscilan entre los 11 y los 60 años. Una de ellas estaba embarazada y habría sido ultrajada en tres ocasiones, al punto de que tuvo un parto prematuro.

"El esposo llegó esta mañana y dijo que si hubiera sabido lo hubiera matado (al violador)", relató el fiscal Pérez.

Sin embargo, el abogado de los menonitas acusados, José Gutiérrez, le dijo a BBC Mundo que sus clientes son inocentes y que en su comunidad fueron obligados a confesar el delito en base a torturas.

Según la revista Escape de Bolivia, en Santa Cruz y Tarija existen entre 17.000 y 30.000 menonitas agrupados en 16 colonias. Son inmigrantes de diferentes puntos del mundo que se dedican a la agricultura. Son grupos sociales cerrados que mantienen su idioma, sus costumbres y su religión, al punto que tienen prohibido contraer matrimonio con gente de otras culturas.

Peleas conyugales

Durante mucho tiempo, en la intimidad de los hogares menonitas de la comunidad Manitoba se habrían producido peleas conyugales inexplicables, pues en muchos casos, las mujeres amanecían desnudas con signos de haber mantenido relaciones sexuales.

El fiscal cuenta que las señoras reclamaban a sus esposos por haberlas tomado estando ellas dormidas. Sin embargo, los hombres reaccionaban indignados porque ellos tampoco habían despertado durante la noche. Pero estas historias pronto encontrarían una explicación.

De acuerdo al relato del fiscal, los menonitas suelen empezar su jornada agrícola a las cinco de la mañana, pero no ocurría lo mismo con un joven, quien se quedaba dormido hasta las diez.

Eso motivó a las autoridades de la comunidad a espiar al joven durante la noche hasta descubrir que, junto a otros hombres, recorría los hogares violando mujeres.

Ante el consejo de ancianos

Image caption Los menonitas son grupos sociales cerrados que mantienen su idioma, sus costumbres y su religión.

Fue entonces que los acusados, cuyas edades oscilan entre los 18 y 41 años, fueron sometidos al consejo de ancianos de la comunidad.

El abogado Gutiérrez relata que, por orden de los ancianos o ministros religiosos de la comunidad, sus clientes fueron maltratados y ultrajados, "incluso con choques eléctricos!, por lo que se vieron obligados a confesar un delito que no cometieron y a implicar a los otros acusados.

Los presuntos violadores fueron introducidos en un túnel por 24 horas, luego fueron metidos en un contenedor por otras 24 horas y finalmente fueron derivados a la fiscalía, comentó Gutiérrez.

Para la fiscalía es todo un reto encarar la investigación de este caso, pues son muy pocos los menonitas que hablan el español y las mujeres son tan reservadas que, según Pérez, se niegan a someterse a análisis forenses para determinar la comisión del delito.

A la audiencia realizada este miércoles, sólo asistieron tres representantes hombres de la comunidad, quienes presentaron la acusación en nombre de las víctimas. La fiscalía tuvo que recurrir a traductores para realizar la audiencia.

"Muerte en vida"

El fiscal explicó que los hombres aparentan estar más afectados que las mujeres por las violaciones, porque están indignados por lo sucedido con sus esposas e hijas.

La comunidad menonita exige a las mujeres llegar vírgenes al matrimonio, por lo que una violación "puede significar la muerte en vida", al menos para las adolescentes o mujeres solteras, según Pérez.

El fiscal tiene información de que el proveedor del aerosol narcotizante, que se hacía pasar por veterinario, también habría vendido su producto a hombres de otras comunidades menonitas, donde también se habrían producido violaciones múltiples.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.