Honduras: la consulta sigue adelante

Simpatizantes del presidente hondureño Manuel Zelaya frente a la casa presidencial
Image caption La ONU pidió a las diferentes partes que utilicen el diálogo.

Mientras el presidente de Honduras, Manuel Zelaya, afirma que la consulta popular planeada por su gobierno sigue adelante y que "el golpe técnico" en su contra "ya se conjuró", el congreso nombra una comisión para investigarlo.

El mandatario acudió el jueves con decenas de seguidores a una bodega de la Fuerza Aérea para recoger cajas y papelería con las que se piensa realizar la polémica consulta el próximo domingo, la cual fue declarada ilegal por el congreso. Según los opositores, el fin último de Zelaya es reformar la Constitución para permitir la reelección.

De acuerdo con la prensa local, el material electoral estaba bajo resguardo de la Fuerza Aérea a petición del Ministerio Público y el Tribunal Supremo Electoral.

Durante la jornada del jueves circularon rumores sobre una posible inhabilitación del presidente por parte del congreso, que este jueves se declaró en sesión permanente y nombró una comisión para investigar la conducta presidencial.

ONU: "intento de golpe"

Por otro lado, el presidente de la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU), Miguel D'Escoto, condenó "de forma clara y contundente el intento de golpe de Estado que está teniendo lugar en este momento en Honduras contra el Gobierno democráticamente electo del presidente Manuel Zelaya".

A través de un comunicado, el diplomático nicaragüense pidió a las partes implicadas que resuelvan sus diferencias a través del diálogo.

Participe: ¿Peligra la democracia?

"Teníamos la esperanza en Latinoamérica en general, y en Centroamérica en particular, de que esos días horrorosos de los golpes y demás interrupciones del orden democrático fueran cosa del pasado", añadió el ex canciller sandinista en una conferencia de prensa.

Según la agencia de noticias Reuters, el mandatario hondureño también denunció un golpe de Estado en su país. "El golpe de Estado ya está. Ya se ha desencadenado un proceso de golpe en Honduras", dijo en una intervención en un programa de televisión.

Choque de poderes

El choque entre los poderes constituidos en Honduras se agudizó el jueves con la confrontación entre la presidencia y la Corte Suprema de Justicia en torno a la destitución del jefe del Estado Mayor Conjunto.

Image caption Zelaya destituyó al líder de las fuerzas armadas, lo que fue rechazado por un alto tribunal.

La Corte Suprema pidió el jueves que se restituya al general Romeo Vásquez en su cargo, al considerar "ilegal" la decisión del presidente Manuel Zelaya de destituirlo.

El militar Vásquez se había opuesto a que el ejército apoyara la celebración este próximo domingo de una consulta popular convocada por Zelaya, según medios locales.

Vásquez se negó a apoyar la propuesta presidencial, pues el congreso había aprobado el martes una ley que le quitaba base legal a la consulta.

En la consulta popular convocada por Zelaya, el ejecutivo planea pedir a la población su opinión para agregar una urna en las elecciones generales de noviembre, para que se vote para convocar una asamblea que reforme la Carta Magna, con el objetivo -señalan analistas- de permitir la reelección presidencial.

El colaborador de BBC Mundo en El Salvador, Eric Lemus, informó que Zelaya asegura que con la consulta del domingo y la reforma constitucional no busca la reelección, que está prohibida en Honduras, sino "refundar" la nación mediante una Asamblea que cambie las reglas de juego del sistema político.

Denuncia del ALBA

La ONU no es el único organismo que ha mostrado su preocupación por los hechos acontecidos en Honduras.

En términos casi idénticos se pronunció la Alternativa Bolivariana para América Latina y El Caribe (ALBA), quién denunció un golpe "contra el camarada Zelaya".

Image caption Zelaya acusó a “la oligarquía mediática” de estar detrás del rechazo a su consulta. Foto cortesía del diario La Prensa.

Por su parte, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega -quién también ejerce la Presidencia del Sistema de Integración Centroamericana (SICA)-, lamentó "el proceso de golpe de estado técnico" que se vive en Honduras.

El SICA "se solidariza plenamente con el hermano presidente de Honduras, Manuel Zelaya, frente al proceso desestabilizador de la gobernabilidad democrática y del Gobierno constitucional electo libremente por el pueblo en enero 2006".

Desde Venezuela, el presidente Hugo Chávez respaldó a su homólogo hondureño y dijo estar muy atento a todo lo que ocurra en el país centroamericano.

"Lo llamé anoche (a Zelaya) y le expresé que había hecho lo correcto al destituir a esos militares", dijo Chávez, según la agencia estatal venezolana ABN.

Renuncias en el ejército

Image caption La Corte Suprema pidió este jueves que se restituya al general Romeo Vásquez. Foto cortesía del diario La Prensa.

La restitución del militar Vásquez procedió cuando el pleno de la Sala de lo Constitucional de la Corte aceptó por unanimidad dos recursos de amparo al considerar que, con su destitución, se violaron las garantías constitucionales del general Vásquez.

La resolución del alto tribunal dejó sin efecto la decisión del presidente, quien también había aceptado este miércoles la renuncia del ministro de Defensa, Edmundo Orellano.

Congreso hondureño frena la reelección

Según le dijo a BBC Mundo Ramón Martínez, columnista de diversos diarios hondureños, con la decisión de la Corte Suprema de Justicia de anular la destitución del militar, Zelaya se ha quedado solo, "sin ministro de Defensa, sin jefe del Estado Mayor Conjunto y sin liderazgo sobre las Fuerzas Armadas".

Reformas constitucionales en A. Latina

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.