Kirchner deja la presidencia del PJ

Néstor Kirchner, ex presidente argentino.
Image caption Kirchner tomó la decisión tras analizar los resultados de las elecciones junto con la presidenta, Cristina Fernández.

Tras el revés sufrido en las elecciones legislativas de este domingo, el ex mandatario argentino Néstor Kirchner renunció a la presidencia del Partido Justicialista (PJ) que funciona como estructura orgánica de un sector del peronismo.

La dimisión tiene carácter "indeclinable" y fue anunciada este lunes, después de que la lista de candidatos a diputados nacionales, encabezada por el propio Kirchner, quedara en segundo lugar en la provincia de Buenos Aires detrás de la alianza conservadora Unión-PRO, liderada por el peronista disidente Francisco de Narváez.

El ex presidente le pidió al gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, que "asuma el desafío de llevar adelante la conducción" del justicialismo.

"Para el partido, para profundizar el modelo, me quiero dedicar a moverme con mucha libertad. Aparte creo que, cuando el resultado no es el que uno pensó que iba a ser, tiene que tener las actitudes que corresponden", declaró Kirchner en su renuncia grabada para la televisión.

"Yo voy a seguir construyendo, como he hecho toda mi vida, pero creo que la política debe ser dignificada", agregó.

Evaluación de los resultados

La renuncia del ex presidente a la conducción de su partido fue decidida en una reunión en la residencia de Olivos, el hogar del matrimonio Kirchner, donde el candidato derrotado hizo una cruda evaluación de los resultados electorales junto a Scioli, quien gobierna el mayor distrito electoral del país, detalló la corresponsal de BBC Mundo en Buenos Aires, Valeria Perasso.

Tras el anuncio de la dimisión de Kirchner, el propio Scioli destacó que "esto muestra que sabemos escuchar e interpretar a nuestra sociedad y tenemos respeto por la voluntad popular".

El nuevo titular del PJ destacó que "ahora tenemos que ser todos profundamente oficialistas, por el bien del país".

Kirchner pidió a además a Scioli, y al vicegobernador, Alberto Balestrini, -ambos electos diputados en "candidaturas testimoniales"- que no asuman en el Congreso y que continúen con sus respectivas gestiones.

Reorganización del PJ

Dentro del PJ, urge también responder al mensaje que han dejado las elecciones.

Image caption El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, asumió la conducción del PJ.

Su nuevo presidente deberá atender a la necesidad de reorganización de una estructura partidaria fragmentada, como la que tiene hoy el peronismo, y revertir una tendencia que se ha agravado en los últimos meses: la salida de las filas kirchneristas de políticos que supieron ser aliados del 'modelo' propuesto desde el gobierno y ahora encarnan la llamada disidencia del peronismo, precisó Perasso.

Según informó la corresponsal de BBC Mundo en Buenos Aires, el flamante líder partidario tendría intenciones de convocar a gobernadores, intendentes y hasta al principal rival del oficialismo en las elecciones, el diputado Francisco de Narváez, para sumarlos a la discusión en torno al reordenamiento del Justicialismo.

En esta elección de mitad de término se renovó el 50% de las bancas de la Cámara de Diputados y dos tercios de los puestos del Senado.

Con resultados adversos en los principales distritos -Buenos Aires, la Capital Federal, Mendoza, Santa Fe, Córdoba e incluso la provincia natal de Kirchner, Santa Cruz-, el oficialismo perdió el quórum propio en ambas cámaras.

Sin dramatismo

Image caption Fernández destacó que el oficialismo ha conseguido una buena base de electores a nivel nacional.

En la tarde del lunes, la presidenta Cristina Fernández salió a hacer la lectura oficial de los resultados electorales, en una inusual conferencia de prensa en la casa de gobierno.

La mandataria, que sólo en contadas ocasiones ha convocado a los medios para dar explicaciones y responder preguntas, se encargó de minimizar la derrota de su esposo en Buenos Aires.

Destacó, en cambio, que el oficialismo había conseguido una buena base de electores a nivel nacional.

“La provincia de Buenos Aires es muy importante, pero vivimos en un país de carácter federal. Los votos que captó el oficialismo, sólo o con aliados en algunos lugares, nos dieron el triunfo en 13 distritos, lo cual representa el 31,03 % del total de votos emitidos”, detalló la presidenta, que trató de mostrarse relajada y bromeó con los periodistas presentes.

“Fernández resaltó que los casi 6 millones de votos conseguidos convierten al peronismo en la primera minoría del país, seguido de los opositores Acuerdo Cívico y Social, con el 29% del total nacional, y Unión-PRO, con el 18,5%”, detalló la corresponsal, Valeria Perasso.

Según la periodista de BBC Mundo, este análisis dio lugar a que la mandataria hablara de un “tripartidismo” cobrando forma en el país, que, según dijo, estaría en línea con los modelos de las democracias europeas.

A su esposo, Fernández le dedicó una sonrisa cuando reconoció que debía admitir la derrota, “como corresponde a todo hombre de bien”.

En un intento por quitarle dramatismo a los resultados, Fernández aseguró que el reparto del poder entre las fuerzas políticas, tras el recambio del Congreso en diciembre próximo, "va a exigir acuerdos para lograr la gobernabilidad".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.