Ola de renuncias en Argentina

Cristina Fernández, con el nuevo ministro argentino de economía, Amado Boudou
Image caption El nuevo ministro de Economía, Amado Boudou, dirigía la Seguridad Social.

Nueve días después de que el oficialismo perdiera en los comicios legislativos de Argentina, tres ministros del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner presentaron su renuncia.

La salida del ministro de Economía, Carlos Fernández; de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Aníbal Fernández, y del jefe de Gabinete, Sergio Massa, se suma a los cambios en el Ministerio de Salud y de Transporte, anunciados la semana última.

Según la agencia de noticias estatal Télam, el nuevo ministro de Economía en Argentina será Amado Boudou, titular de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), el hombre al que el gobierno puso a cargo del recientemente estatizado sistema de pensiones.

En tanto Aníbal Fernández, quien antes de liderar la cartera de Justicia se había desempeñado como ministro del Interior durante el gobierno anterior de Néstor Kirchner -esposo de la actual mandataria-, pasará a ocupar la jefatura del Gabinete.

Julio Alak, a quien la presidenta nombró como gerente general de la expropiada línea aérea Aerolíneas Argentinas, será el nuevo ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos.

Los cambios en el gabinete se producen a pesar de que la presidenta había rechazado realizar movimientos ministeriales, tras la derrota legislativa en los comicios del 28 de junio.

¿Un cambio?

Image caption La salida del ministro de Economía, Carlos Fernández, se suma a los cambios en Salud y de Transporte.

Para el analista político Heriberto Muraro, los cambios anunciados son "puro maquillaje".

"Es más de lo mismo. No cambia nada ni de forma ni de fondo", aseguró a BBC Mundo, afirmando que los flamantes funcionarios pertenecen al sector más cercano a la mandataria y su marido, el ex presidente Kirchner.

Tras las elecciones legislativas, la oposición había reclamado cambios ministeriales, en especial la salida de dos de las figuras consideradas más influyentes del kirchnerismo: el ministro de Planificación, Julio De Vido, y el secretario de Comercio, Guillermo Moreno.

Sin embargo, los nuevos anuncios excluyen a estos controvertidos funcionarios.

"Creemos que el gobierno nacional debe interpretar el mensaje del 28 de junio pasado como una alerta. La Presidente debería tener a la vista los resultados para encaminar su gestión en lugar de encerrarse aún más", señaló en un comunicado el titular de la Unión Cívica Radical (UCR), Gerardo Morales.

Otros miembros de la oposición se sumaron a las críticas por los nuevos anuncios.

Primeras renuncias

El miércoles último otro funcionario cuestionado, el secretario de Transporte, Ricardo Jaime, renunció a su cargo, en medio de acusaciones de corrupción.

Y Graciela Ocaña, que ocupaba la cartera de Salud, anunció su alejamiento el 29 de junio, en momentos en que se agravaba la crisis sanitaria por la pandemia de gripe A.

Tanto Ocaña como el saliente jefe de Gabinete, Sergio Massa, habrían tenido roces con la presidenta y el ex mandatario Kirchner, lo cual según los analistas, habría acelerado su alejamiento.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.