Autorizan a Córdoba a recibir liberados

Álvaro Uribe
Image caption El presidente Uribe hace la concesión para permitir la liberación de todos los secuestrados.

Después de un pulso con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que lleva tres meses, el presidente Álvaro Uribe autorizó a la senadora opositora Piedad Córdoba para participar en la liberación de secuestrados, aunque esto no garantiza que pronto habrá rehenes en libertad.

El anuncio del presidente Álvaro Uribe hace parte de la controversia con las FARC, después de que estas revelaron en abril pasado su decisión de liberar al cabo Pablo Emilio Moncayo, secuestrado a finales de 2007.

Desde un principio, las FARC pidieron la presencia de Córdoba en la liberación de Moncayo, pero el gobierno se negó. La guerrilla insistió en su pedido hace un mes y, de paso, anunció la liberación de un segundo rehén.

Ahora el presidente Uribe cede en cuanto a Córdoba, y eso ha sido muy bien recibido, pero analistas consultados por BBC Mundo creen que las condiciones puestas a la participación de la senadora son casi imposibles de cumplir.

Liberación simultánea

El problema radica en un punto de la declaración pública del presidente Uribe, donde este dice que “deben ser liberados en forma simultánea los 24 secuestrados de la Fuerza Pública que están en poder de las Farc y deben ser devueltos los cuerpos de los tres compatriotas secuestrados que murieron en el asesinato del cautiverio”.

El ex consejero de Paz Carlos Eduardo Jaramillo, quien trabajó a principios de los años 90 para el presidente César Gaviria, declaró a BBC Mundo que las condiciones que el gobierno les puso a las FARC “son inaceptables”.

“Es muy probable que en los próximos días salga una declaración de las FARC rechazando esa exigencia”, advierte.

Jaramillo explica que el gobierno se equivoca cuando les exige a las FARC que liberen a todos los secuestrados y trata a ese grupo como si fuera una guerrilla derrotada.

“Estamos en un conflicto, donde hay dos fuerzas, que quieren sacar ventajas. Y la paz se hace paso a paso, no de un solo envión”, advierte.

Image caption Córdoba ha sido clave en la mediación para la liberación de otros secuestrados.

Para el ex consejero de paz habría sido más sensato aceptar la propuesta de las FARC de liberar a los dos rehenes. “Eso, en términos de conflicto, era un avance muy grande. Las FARC estaban liberándolos sin pedir nada a cambio, salvo la presencia de Córdoba y de Colombianos y Colombianas por la Paz.

Jaramillo recuerda que desde hace mucho tiempo las FARC han insistido en un intercambio de secuestrados por guerrilleros presos, pero no ha logrado ningún acuerdo con el gobierno en ese frente. Iván Cepeda, un miembro de Colombianos y Colombianas por la Paz, el grupo al que las FARC le han entregado sus últimos rehenes en 2009, es más optimista que Jaramillo.

En diálogo con BBC Mundo, Cepeda dice que es un “avance” que el gobierno haya cedido frente a Córdoba.

“La declaración del presidente Uribe significa que el tema de las liberaciones se ha descongelado”, señala.

Cepeda insiste en que el anuncio de Uribe “reabre la posibilidad de dialogar. El proceso estaba en un punto muerto. Ahora hay un giro”.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.