Brasil vigilará su frontera desde el cielo

Policía Federal brasileña. (Foto de archivo)
Image caption Esta semana las autoridades comenzaron las pruebas de la máquina.

La zona limítrofe entre Argentina, Brasil y Paraguay -conocida como la Triple Frontera- ha concentrado desde hace años la atención de los organismos de seguridad internacionales, que advierten que la región es utilizada por grupos criminales para traficar armas y drogas.

Ahora las autoridades brasileñas han inaugurado una novedosa forma para mantener la vigilancia en la zona: un avión no tripulado.

El gobierno de Luis Inacio Lula da Silva informó que la Policía Federal utilizará un VANT (Vehículo Aéreo No Tripulado) para monitorear las actividades en la crítica región.

Esta semana las autoridades comenzaron las pruebas de la máquina en el municipio de Miguel do Iguacu, al oeste del estado de Paraná, en el sur del país.

El VANT, de diez metros de largo, fue diseñado y fabricado en Israel y tiene capacidad para permanecer en el aire por más de 20 horas.

Además posee cámaras capaces de identificar vehículos y personas a kilómetros de distancia.

La aeronave, que es controlada remotamente desde la tierra, también puede operar de noche.

Poco común

En un comunicado, la Policía Federal informó que ha adquirido otras dos de estas aeronaves para detectar la presencia de grupos criminales en otras áreas consideradas "sensibles", aunque no especificó cuáles eran.

Según los analistas, es inusual que una fuerza policial utilice este tipo de aeronave para ejercer sus funciones.

Normalmente es el ejército el que usa esta especie de tecnología.

Image caption La región es utilizada por grupos criminales para traficar armas y drogas.

Sin embargo el ex secretario nacional antidrogas de Brasil, Walter Maierovich, consideró importante que los agentes policiales cuenten con este tipo de herramientas.

"La policía debe estar equipada, porque no es el ejército el que debe combatir el tráfico de drogas", le explicó a BBC Mundo.

Ventajas y desventajas

No obstante, el ex funcionario consideró que los nuevos aviones no servirán de mucho en la lucha contra el narcotráfico.

"Yo estoy en contra de este tipo de operaciones porque creo que lo más efectivo es cuando se ataca la economía del crimen organizado", afirmó.

"El uso de este tipo de aviones forma parte de una mentalidad de política de guerra contra las drogas, que ya está fracasando en México", opinó.

Por su parte, el superintendente de la Policía Federal en Paraná, Mauricio Leite Valeixo, dijo que la tecnología podría servir para recopilar evidencia de otros crímenes.

"Un caso donde es útil es para los delitos ambientales, donde es necesario fotografiar un área para realizar un geoprocesamiento", señaló al medio O Globo.

¿Presión de EE.UU.?

Para algunos analistas, la decisión de reforzar la vigilancia en la Triple Frontera responde a presiones de Estados Unidos.

La zona ha estado bajo la mira de Washington desde que el gobierno de George W. Bush decretó que allí operan grupos de extremistas islámicos.

Image caption Enormes cantidades de mercancías ilegales cruzan todos los días el puente que une a Paraguay con Brasil.

Sin embargo, Maierovich descartó que la compra de los VANT esté relacionado a la "guerra contra el terror" de EE.UU..

"El gobierno de Fernando Henrique Cardoso ya había hecho un acuerdo para aumentar la presencia de agencias estadounidenses en la Triple Frontera, para vigilar el flujo de capitales sospechosos", señaló.

"No creo que los aviones sean utilizados para atacar blancos terroristas", aseguró. El nuevo avión de vigilancia será presentado oficialmente el próximo 23 de julio en una ceremonia encabezada por el ministro de Justicia, Tarso Genro.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.