Brasil: 5.000 jóvenes asesinados al año

Adolescentes en Salvador de Bahía.
Image caption Según los resultados del estudio, la violencia contra los jóvenes comienza desde los 12 años.

Según un estudio divulgado este martes en Brasil, cada año 5.000 adolescentes mueren asesinados y de no cambiar el patrón, serán 33.000 jóvenes los que sufrirán una muerte violenta para el 2012.

Según el Índice de Homicidios en la Adolescencia realizado por la Secretaría Especial de Derechos Humanos del gobierno, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la organización no gubernamental Observatorio de las Favelas- dos de cada 1.000 jóvenes de 12 años morirán en alguna de las 267 urbes brasileñas antes de cumplir los 19.

(Si el adolescente en cuestión es negro, tendrá tres veces más posibilidades de morir violentamente que uno blanco).

"Ese es un índice 30 veces mayor que el de los países europeos", denunció la subsecretaria de Derechos Humanos del gobierno, Carmem Oliveira.

En las ciudades brasileñas, el 46% de los adolescentes que mueren son víctimas de homicidio (26% fallece de muerte natural, 22% en accidentes, el 3% se suicida y el otro 3% pierde la vida por "causas indefinidas").

En su primera reacción, el presidente brasileño Luis Inacio "Lula" da Silva reconoció los esfuerzos que se han hecho para enfrentar la pobreza y la violencia pero admitió que aún quedan muchas cosas por hacer, informó Gary Duff, corresponsal de BBC en Brasil.

El estudio evaluó estas variables sólo en las ciudades con más de 100.000 habitantes, las que concentran a la mayor parte de las casi 200 millones de personas que viven en el país.

Más que gripe porcina

Los datos revelados por el estudio son devastadores: los adolescentes que pierden la vida son principalmente hombres, negros, que viven en áreas marginales de centros urbanos, el 95% no concluyó la enseñanza básica y sus padres están en el estrato más bajo del ingreso. La mayoría, según reveló uno de los investigadores, fue amenazada de muerte a causa del uso -no el tráfico- de drogas.

La violencia contra los jóvenes alcanza su pico entre los 19 y 24 pero comienza desde los 12 años. Foz de Iguazú es la ciudad en la que más vidas de adolescentes se truncan.

Según Duff, un funcionario de UNICEF dijo que el nivel de muertes entre los jóvenes está socavando los avances que el gobierno ha hecho en la reducción de la mortalidad infantil: los niños que el país había salvado, empiezan a morir a partir de los 12 años.

El estudio pretende ser una herramienta para el diseño de políticas públicas que combatan esa situación y busca ser aplicado en otros países de la región, revelaron los responsables.

"Nos llama la atención el escaso interés que la sociedad presta a esa realidad. Seguimos casi una a una las muertes por la gripe porcina mientras esas miles de víctimas de la violencia son prácticamente silenciadas, como si la sociedad los considerase irremediablemente perdidos", denunció Oliveira.

Según señala el estudio, estas cifras deberían ser suficientes para transmitir la gravedad del fenómeno, sobre todo "se se recuerda que el homicidio contra adolescentes debería ser, en principio, un hecho extraño en cualquier sociedad".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.