El Ejército "no negocia" en Washington

Romeo Vásquez el 30 de junio en Tegucigalpa.
Image caption Vásquez dijo que los manifestantes son los que atacan a las fuerzas de seguridad.

El jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Honduras, general Romeo Vásquez, negó que el Ejército esté respaldando la propuesta del mandatario costarricense Oscar Arias, la cual incluye la restitución en el poder del presidente depuesto Manuel Zelaya.

En entrevista con BBC Mundo en Tegucigalpa, Vásquez negó que miembros del Ejército hubieran viajado a Estados Unidos para representar a la institución en negociaciones secretas.

La máxima autoridad militar hondureña, que hizo efectiva la expulsión de Zelaya en pijama y a punta de pistola el pasado 28 de junio, reiteró su apoyo al gobierno interino de Roberto Micheletti y dijo que los militares actuaron siguiendo las órdenes de la Corte Suprema.

Sobre la posibilidad de que se produzca un "baño de sangre" en Honduras, Vásquez dijo que depende de la actitud de los manifestantes.

"Le pedimos a la gente que sea prudente, porque se podrían producir situaciones de mayor envergadura que pueden poner en riesgo la vida de muchos hondureños".

El Ejército hondureño emitió un comunicado de prensa en el que respalda una "salida negociada en el marco del Acuerdo de San José" y precisamente el primer punto de esa propuesta es la restitución de Zelaya. ¿Quiere decir entonces que el Ejército aceptaría el retorno de Zelaya?

No. Lo que nosotros queremos decir es que nosotros estamos apoyando a nuestro gobierno en las negociaciones que está llevando a cabo. Nosotros somos una institución subordinada. Nosotros reiteramos la subordinación a nuestra autoridad civil y apoyamos todas las acciones que nuestro gobierno está llevando a cabo.

¿Es esa una subordinación al gobierno del señor Micheletti?

Sí, sí, sí, del señor Micheletti y lo apoyamos en el marco de las negociaciones de Costa Rica.

Pero algunos medios de prensa interpretaron el comunicado del Ejército como una forma de allanar el camino al retorno de Zelaya...

No, nosotros estamos reiterando el apoyo al gobierno del señor Micheletti.

Ha trascendido que la postura del Ejército fue acordada durante una reunión en Washington con la participación de dos coroneles hondureños, ¿es efectiva esta información?

Eso no es cierto. Todos los comunicados que nosotros hacemos los elaboramos en nuestra institución.

¿Pero tiene usted información respecto al viaje de algunos militares a Estados Unidos representando al Ejército hondureño?

No, no tengo información. No hay nadie que esté representando al Ejército de Honduras en negociaciones en Washington. Todo se hace a través de los canales correspondientes, nosotros somos una institución subordinada, estamos apegados a lo que manda la Constitución de la República.

Y en el marco de las negociaciones que se están desarrollando, ¿han tenido ustedes algún tipo de contacto con el señor Zelaya?

No, las Fuerzas Armadas son una institución jerarquizada y tenemos que tener la autorización de nuestros superiores, por lo tanto, nosotros no podemos establecer ninguna comunicación en ese sentido.

Usted dice que son una institución subordinada, entonces cuando expulsaron a Zelaya del país, ¿quién les dio la orden?

En una democracia funcionan los tres poderes del Estado. La orden la dio la Corte Suprema de Justicia.

Si prevalece la propuesta del presidente Oscar Arias, el primer punto de ese plan es la restitución en el poder del señor Zelaya. Si eso ocurre, ¿qué va a pasar con el Ejército? ¿No teme que se produzcan sanciones?

Nosotros somos una institución apolítica, obediente y no deliberante según lo establece la Constitución y es por eso que no podemos opinar. Cualquier situación que se dé tiene que ser manejada por los órganos correspondientes de gobierno. Nosotros reiteramos nuestro apoyo al gobierno y no podemos adelantar juicios.

Si el señor Zelaya decide ingresar a territorio hondureño, ¿ustedes van a emprender acciones represivas contra manifestantes, a disparar contra hondureños?

Nosotros estamos en estos momentos apoyando a la Policía Nacional para mantener el orden y la tranquilidad del país. Existen reglas que están orientadas a respetar a la persona humana.

¿Pero cree usted que es factible que se produzca un baño de sangre en Honduras?

Bueno, eso depende, porque la Policía Nacional -y nosotros que los estamos apoyando- tiene sus normas de comportamiento. Hay normas de comportamiento ético para tratar asuntos relacionados con el control de la población.

Image caption Los militares establecieron bloqueos en la frontera.

No obstante, siempre se pueden producir situaciones cuando los manifestantes realizan acciones violentas. Son ellos los que atacan a las fuerzas de seguridad. Eso siempre puede ocasionar un riesgo, un peligro, por eso le pedimos a la gente que sea prudente, porque se pueden producir situaciones de mayor envergadura que pueden poner en riesgo la vida de muchos hondureños.

¿Pero entonces podría haber víctimas fatales?

Nosotros estamos apoyando a la Policía y las órdenes que damos es que en todo momento hay que evitar acciones que puedan provocar la pérdida de la vida de un ser humano. No obstante, hay personas que incitan a la violencia y por eso estamos llamando a la prudencia, a no provocar situaciones que puedan generar la pérdida de vidas humanas.

Y si hay una insurrección, ¿están ustedes dispuestos a disparar contra los manifestantes?

No hay orden en ese sentido. Nosotros siempre estamos tratando de mantener el orden y la tranquilidad. Se trata de utilizar las armas no letales como bombas lacrimógenas y balas de goma.

La comunidad internacional dice que aquí existe un golpe de Estado y los han responsabilizado a ustedes que haber violado el orden constitucional...

Yo no sé cómo lo pueden llamar golpe de Estado. Nosotros recibimos órdenes de la Corte Suprema de Justicia. Nosotros cumplimos la orden, nos salimos del área y pasamos nuevamente a nuestros cuarteles.

Las autoridades que quedaron legalmente constituidas están funcionando en el país. Está funcionando la institucionalidad democrática de acuerdo a la Constitución, nosotros regresamos a nuestros cuarteles.

No lo consideramos un golpe de Estado, la Constitución dice que son las Fuerzas Armadas las encargadas de velar por el cumplimiento de la ley. Si hubiera existido un golpe de Estado, nosotros estaríamos en el poder.

Ustedes han sido acusados de violar los derechos humanos, ¿cómo responde usted a esas acusaciones?

Lo que hicimos fue cumplir las órdenes de un poder del Estado. Nosotros no hemos violado los derechos humanos, hemos dado cumplimiento a las leyes del país.

¿Cuál podría ser una solución a la crisis que está viviendo Honduras?

Yo no podría opinar en ese sentido, es algo que se tiene que resolver a nivel político y apoyamos las negociaciones que está llevando a cabo nuestro gobierno.

Opine: ¿Fue imprudente el intento de Zelaya?

Contenido relacionado