Adidas y Nike, en los zapatos de Zelaya

Las fabricantes de calzado deportivo Nike y Adidas, junto a la fabricante de ropa Knights Apparel y la cadena de tiendas GAP enviaron una carta al Departamento de Estado abogando por una solución pacífica del conflicto político en Honduras.

Image caption Cuatro empresas abogan por la "restauración de la democracia en Honduras".

Las cuatro empresas que elaboran algunos de sus productos en plantas maquiladoras en el país centroamericano aseguran que "no apoyan y no apoyarán a ninguna de las partes en la disputa interna" pero consideran necesario unirse a las voces de la comunidad internacional que abogan por la "restauración de la democracia en Honduras".

"Como empresas que tenemos productos hechos en Honduras, estamos profundamente preocupados por los recientes acontecimientos en ese país", empieza la carta dirigida a Hillary Clinton (una copia fue enviada al Secretario General de la Organización de Estados Americanos, José Miguel Insulza).

"Entendemos que existen serias diferencias entre el presidente elegido (el depuesto Manuel Zelaya), el Congreso y la Corte Suprema, pero éstas deberían ser resueltas a través de un diálogo pacífico y democrático, en vez de con acciones militares" escriben las compañías.

¿Cuestión de negocios?

Esta carta rompe lo que ha sido hasta ahora la posición del sector privado hondureño en torno al golpe de Estado, al que se considera mayoritariamente a favor del gobierno interino nombrado por el Congreso y encabezado por Roberto Michelleti.

Para descartar las críticas de que la decisión obedece más a una cuestión de negocios que a una preocupación política, la oficina de prensa de Nike respondió a BBC Mundo, mediante un correo electrónico, que "hasta el momento no hemos visto ninguna interrupción de la producción" en Honduras.

En ese correo Nike asegura que "actualmente no prevemos ningún cambio a nuestra cadena de suministros en Honduras", aunque aclara que no puede hablar en nombre de los otros firmantes.

"Presentamos esta carta junto a las otras marcas porque sentimos que podemos enviar un poderoso mensaje cuando las empresas se juntan en apoyo de asuntos como estos", explicaron en Nike a BBC Mundo.

"Siempre hemos respaldados enérgicamente los derechos y las libertades civiles de los trabajadores que están contratados en nuestras fábricas alrededor del mundo" afirma la comunicación de la empresa.

"Hace falta prudencia"

"Ellos están hablando de temas que en Honduras no se están violando" aseguró a BBC Mundo, Jesús Canahuati, directivo de la Asociación Hondureña de Maquiladores (AHM), quien afirmó que las empresas deben tener "prudencia a la hora de tratar estos temas".

Image caption Desde las empresas aclararon que "no apoyan y no apoyarán a ninguna de las partes" en conflicto.

"Ellos (las empresas firmantes) dicen en la carta que no toman partido, pero al ellos decir que esperan que 'se reestablezca la democracia' están tomando partido, porque están diciendo que en Honduras no hay democracia", dijo Cahanhuati.

Para el directivo de la AHM, "estas empresas no se tienen que pronunciar porque son temas que no están esclarecidos", dijo recordando el debate sobre la legalidad del mecanismo que sacó a Zelaya del poder, tema que divide a los hondureños.

"Hay muchas instancias haciendo comentarios de que en Honduras no hay democracia (...) pero aquí no hay un régimen militar manejando ninguna institución", aseveró Canahuati.

Según Canahuati las actividades de las maquiladoras no se han visto afectadas por la crisis política, más allá de algunas interrupciones en carreteras o dificultades ocasionales para el transporte del personal cuando se producen manifestaciones de calle.

La AHM está integrada por unas 250 empresas que emplean a 130.000 personas. La asociación espera exportar en el 2009 unos US$ 3.000 millones, un 10% menos que al año anterior debido al descenso de la demanda en EE.UU.

Pero ahora algunos temen que un estancamiento de la crisis podría perjudicar las perspectivas de los negocios para el resto del año.

Aplausos de un antiguo crítico

La iniciativa de Nike y Adidas fue aplaudida por la Red de Solidaridad de las Maquilas (MSN, por sus siglas en inglés), una organización con sede en Canadá que defiende los derechos de los trabajadores empleados en maquilas en el mundo entero.

En diálogo con BBC Mundo, la directora de MSN, Linda Yanz, aseguró que es la primera vez que empresas con operaciones de maquila se pronuncian a favor de la constitucionalidad en alguno de los países del Tercer Mundo en los que trabajan.

Yanz expresó su satisfacción por que estas compañías hayan "roto filas" con el resto del sector empresarial hondureño y asegura que eso se correponde con la responsabilidad que tienen con los derechos civiles de sus trabajadores locales.

"Ese apoyo de los empresarios (hondureños) nos devuelve 30 años atrás en la región" aseguró Yanz, quien lamentó que las mayores empresas internacionales que operan en Honduras no se hayan pronunciado sobre la crisis.

"Seguir haciendo negocios como de costumbre no es una opción. Estas marcas no están tomando posición en la política interna del país. Pero están diciendo que las diferencias políticas deben ser resueltas pacíficamente" aseguro Yanz.

¿Socios extraños?

Si bien la carta enviada a Hillary Clinton es inusual, también lo es el apoyo de MSN a empresas internacionales con las que suele estar enfrentada en la lucha por mejores sueldos y condiciones de trabajo para el personal que emplean en países en vías de desarrollo.

Aunque en su comunicación con BBC Mundo Nike asegura que se"vincula con la MSN en asuntos relativos a la industria (maquiladora)", en el pasado la empresa ha sido señalada por grupos defensores de los derechos de los trabajadores que la han acusado de explotar la mano de obra barata del Tercer Mundo.

Nike ha rechazado esas acusaciones y en algunos casos ha establecido mejores controles y condiciones de trabajo en algunas plantas ubicadas en Asia.

En todo caso, ésta no sería la asociación más impensada que haya producido la crisis hondureñá.

Muchos han destacado la inesperada coincidencia de criterios -aunque quizá no de métodos- que han tenido los habitualmente distantes gobierno de Venezuela y EE.UU.

Aparentemente más de uno se está metiendo en los zapatos de Zelaya.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.