Un ex tupamaro que no angustia a Washington

Danilo Astori
Image caption El candidato a la vicepresidencia no cree que el modelo de Hugo Chávez sea aplicable en Uruguay.

El Frente Amplio (FA) de Uruguay y su candidato a la presidencia, José Mujica, "no necesitan tarjeta de presentación en Washington", aseguró el senador uruguayo Danilo Astori, candidato a la vicepresidencia en las elecciones de octubre próximo por el partido gubernamental.

Astori acompaña a Mujica, también senador y ex ministro, a quien por su pasado en la guerrilla de los tupamaros algunos consideran que podría tener una filosofía política de izquierda más radical que el actual presidente Tabaré Vásquez.

En Washington algunos pueden ver con desconfianza a Mujica, quien se autodefine como un político "distinto", de perfil no tradicional, al estilo del brasileño Luiz Inacio "Lula" Da Silva o el boliviano Evo Morales.

Sin embargo, Astori aseguró a BBC Mundo que la imagen del FA es "excelente" y que Mujica tiene una invitación para visitar EE.UU. en los próximos meses.

A propósito de una conferencia con motivo del cincuentenario del Banco Interamericano de Desarrollo, el corresponsal de BBC Mundo en Washington, Carlos Chirinos, conversó con Astori.

"Presentando" a Mujica

Su visita tiene que ver básicamente con la celebración del cincuentenario del BID, pero ¿ha habido oportunidad para presentar la cara de su fórmula presidencial, que podría causar algunos temores aquí en Washington?

No, no es necesario porque pertenecemos la Frente Amplio que no sólo ha mantenido excelentes relaciones con todos los organismos multilaterales sino que además durante el gobierno ha tenido excelentes resultados económicos precisamente en base a la construcción de confianza y credibilidad.

Así que no es nuestro intento mejorar nuestra imagen porque es muy buena aquí en Washington. Uruguay en general y el gobierno de nuestro partido en particular tiene muy buena reputación aquí.

¿Pero ha habido oportunidad de algún encuentro con funcionarios del gobierno del presidente Barack Obama?

Image caption Algunos en Washington pueden ver con desconfianza la eventual llegada de Mujica a la presidencia.

No en este caso porque a mi me gustaría que esto ocurriera en el caso que pudiéramos llegar hasta aquí junto al candidato a la presidencia de la República.

El señor José Mujica

Exactamente. Y yo espero que podamos hacerlo en un futuro próximo y por lo tanto no quise anticiparme a esa posibilidad. He mantenido solamente reuniones con representantes de organismos multilaterales como el BID, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Dice usted que no quiso anticiparse, ¿hubo algún acercamiento o alguna invitación desde el Departamento de Estado?

Hubo un acercamiento a través de la embajada de Estados Unidos en Uruguay y se nos manifestó la disposición a recibirnos que obviamente vamos a tener en cuenta.

Eso será antes de las elecciones, imagino

En mi opinión debería serlo pero obviamente ese es un tema que debería decidir en primer lugar el candidato a la presidencia

En la eventualidad de que su fórmula llegara al poder, ¿estaría previsto algún cambio en el enfoque económico, dándole preeminencia a la política social sobre la económica?

No proyectamos que haya cambios. Proyectamos que se siga practicando una política económica sólida con respeto a la disciplina fiscal, a la disciplina monetaria, al equilibrio externo, a las reglas de juego clara, sobre todo pata los inversores.

Pero también proyectamos seguir profundizando los cambios en materia social (...) Vamos a seguir generando confianza económica pero profundizando las política sociales.

Aquí en Washington mucha gente necesita definiciones, y aunque ya el Frente está en el poder y es un gobierno de izquierda, muchos se preguntan si al final el modelo uruguayo se parecerá más al modelo Lula de Brasil o el modelo Chávez de Venezuela.

Nosotros compartimos muchísimo la obra de Lula en el gobierno de Brasil y por supuesto seguimos muy de cerca y con mucho respeto al experiencia chilena.

Nunca es posible la transferencia mecánica de una situación a otra, pero entendemos que tanto el gobierno de Lula como el de Bachelet y sus antecesores en Chile son ejemplos importantes a tener en cuenta.

Quizá el modelo venezolano se parezca más a aquella izquierda latinoamericana de los años 60 y 70, a la que usted perteneció.

Precisamente por eso creo que no son trasladables los modelos, los esquemas. Venezuela es un país muy distinto a Uruguay.

Obviamente yo respeto mucho lo que se está haciendo allí y no deseo entrometerme en esos aspectos. Destaco especialmente los casos de Brasil y Chile porque sus políticas económicas, en primer lugar, y la obra que se ha realizado en materia de reducción de la pobreza, han sido dignas de atención.

Nosotros también queremos tener una política seria, responsable en materia económica, que ayude al crecimiento y la inversión, y queremos seguir reduciendo la pobreza, la indigencia y mejorar la distribución del ingreso.

Mercosur y Argentina

En su ponencia ante el BID usted fue muy crítico con los mecanismos de integración regional y particularmente con Mercosur, al cual pertenece su país, ¿qué tendría que hacer el Mercosur para ponerse en una senda que usted considere más exitosa?

Superar los cuatro grandes problemas que tiene: el acceso al mercado ampliado, que es elemental en todo proyecto de integración; coordinación de políticas económicas de los países miembros; una mejora de la infraestructura común, sobre todo en materia de energía y transportes.

Finalmente una apertura al mundo, porque los proyectos de integración no son para que los socios se encierren colectivamente sino para que aprovechen esa suma de esfuerzos para realizar acuerdo con otros bloques.

¿Y siente usted que el Mercosur está ahora en ese trabajo?

No. Siento que esta es una de las dificultades graves a superar.

Pero siendo Uruguay uno de los socios más pequeños ¿qué tanta fuerza puede hacer?

Uruguay está empujando estas cuatro aspiraciones desde hace años. Ahora especialmente lo hará desde la presidencia de Mercosur que la asumió hace pocos días.

Uruguay es un país pequeño. Por eso sin el acompañamiento de los países grandes es muy difícil esta tarea. Pero para Uruguay Mercosur es imprescindible y por lo tanto seguiremos trabajando con paciencia y con mucha convicción para lograr esos objetivos.

¿Cómo se hace para coordinar dentro de Mercosur cuando Uruguay tiene problemas con Argentina, uno de los socios grandes, por el tema de las papeleras? ¿Hasta qué punto esos problemas paralelos al proceso de integración afectan?

Yo creo que influyen, porque lo de Mercosur es la relación multilateral, pero entre Uruguay y Argentina hay problemas bilaterales, sería tonto desconocerlo. Y sería tonto pensar que no haya alguna relación.

Simplemente digo que hay, en lo bilateral, que seguir teniendo mucha paciencia. Acá no se puede perder la calma. Y si se tiene la convicción de que esta relación debe ser mejorada hay que seguir trabajando por ello.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.