Uribe irá a Cumbre de Unasur en B. Aires

Mejor hablar en Buenos Aires que en Quito. Esa es la primera lectura del anuncio del presidente colombiano, Álvaro Uribe, sobre su asistencia a la cumbre de jefes de Estado de la Unión de Naciones del Sur (Unasur), que se realizará el 28 de agosto en la capital argentina.

Image caption Uribe prefiere asistir a la reunión de Unasur en Buenos Aires en vez de la de Quito.

En esa cita se discutirá sobre un tema que ha calentado los ánimos de la región en las últimas semanas: un acuerdo militar que Colombia está negociando con Estados Unidos para combatir el narcotráfico y el "terrorismo".

Pero ir a Buenos Aires en lugar de Quito, donde el lunes pasado hubo otra reunión de presidentes de Unasur a la que no asistió Uribe, no quiere decir que Bogotá haya cambiado de parecer sobre el acuerdo que le permitirá a Estados Unidos usar siete bases militares colombianas.

Y eso lo dejó en claro un breve comunicado de la Presidencia de Colombia, cuando dijo que en la capital argentina "la agenda será diversa y la reunión no implica condición para el acuerdo entre Colombia y Estados Unidos, a fin de enfrentar con más éxito el narcotráfico y el terrorismo".

"La decisión (de ir a Buenos Aires) es coherente, porque la actitud que ha adoptado el presidente del Ecuador frente al gobierno y al Estado de Colombia no le permiten a Uribe hacerse presente en Quito", le declaró a BBC Mundo el ex vicecanciller colombiano Camilo Reyes.

"El número y la calidad de las declaraciones de Rafael Correa impiden que Uribe y su canciller se hagan presentes en territorio ecuatoriano", agregó Reyes.

"Buena voluntad"

Todo ocurre en momentos en que Ecuador -que rompió relaciones diplomáticas con Colombia en marzo de 2008- asumió por un año la presidencia de Unasur.

Reyes, sin embargo, le subrayó a BBC Mundo que Colombia ha estado muy comprometida con Unasur y con el Consejo de Defensa Suramericano.

Y añadió que el viaje de Uribe y su canciller a Buenos Aires es un "gesto de buena voluntad", porque "ni en Unasur, ni en el Consejo de Defensa está previsto que un país someta a consideración de esos órganos los acuerdos bilaterales en materia militar".

Pero otros analistas consultados por BBC Mundo, como la profesora Arlene Tickner, señalan que al presidente Uribe no le quedaba otra opción que ir a Buenos Aires.

"No tiene sentido seguir evitando la discusión a nivel suramericano de un tema que tanta sensibilidad ha generado", dijo Tickner, de la Universidad de los Andes.

Acuerdo "muy costoso"

Por su parte, Gabriel Misas, director del Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Colombia, considera que la "gira muda" que hizo Uribe por siete países de la región la semana anterior "sólo significó el apoyo incondicional de Perú y ahora el de Panamá".

Misas afirmó que haber mantenido "en secreto" la negociación del acuerdo militar les ha salido "muy costoso” a Colombia y Estados Unidos.

Tickner lo complementó y sostuvo que, en ese escenario, "Estados Unidos debería hacer un pronunciamiento comprensivo para explicar cuáles son sus intereses al utilizar las bases colombianas".

"Si Estados Unidos no hace eso, la situación (de tensión regional) no cambia en nada", advirtió la experta.

Colombia y Estados Unidos han suscrito tres acuerdos de cooperación, uno en 1952, otro en 1962 y otro en 1974, con base en los cuales se adoptó el Plan Colombia, la estrategia antidrogas puesta en marcha en 1999, que posteriormente extendió sus operaciones a la lucha contra las guerrillas involucradas en el narcotráfico.

El ex vicecanciller Reyes enfatizó que, entre todos los países de América Latina, Colombia es el que "más ha sufrido en los últimos años por culpa del narcotráfico y el terrorismo".

Contenido relacionado