La Isla de Pascua no quiere más gente

Limitar la presencia de personas que no sean originarios de la Isla de Pascua (tanto chilenos como extranjeros) fue la principal demanda de un grupo de residentes que se instaló en la losa del aeropuerto Mataveri, e impidió la llegada o salida de los vuelos a este territorio, ubicado a unos 3.600 kilómetros al oeste de Chile continental.

Image caption La Isla de Pascua es conocida mundialmente por sus enormes estatuas moais.

Los lugareños de esta isla del Océano Pacífico, conocida mundialmente por sus enormes estatuas moais, exigieron crear una ficha de ingreso para los turistas y formar un consejo de inmigración.

Con la medida, los habitantes de la Isla de Pascua buscan frenar la radicación que, según ellos, se traduce en daños del patrimonio y del ecosistema, y mayor delincuencia.

Fueron unos 50 residentes del autodenominado "Parlamento Rapa Nui" quienes manifestaron su descontento por lo poco que le preocupa -a su juicio- la isla al Estado chileno. Y fue Raúl Teao, de la comisión de desarrollo de Rapa Nui, quien explicó a BBC Mundo la postura de los pascuenses.

"Estamos reclamando el derecho que es la protección a nuestro pueblo en el caso de la inmigración. Nosotros hoy día estamos hasta el cogote (cuello) con continentales que llegan, personas de mala clase que vienen a quitar lo poco y nada de trabajo que hay para la gente de la Isla. Hay un montón de argentinos, de acuerdo a los convenios que Chile hizo con Argentina de libre circulación, y nos están atropellando a nosotros", señaló.

Turistas varados

La protesta de los isleños se tradujo en que unos 600 turistas que buscaban viajar a Rapa Nui tuvieron que permanecer en el aeropuerto internacional de Santiago, desde donde debían despegar a las 08:10 y a las 16:20 hora local.

Image caption La protesta puso nuevamente a Rapa Nui en el tapete de Chile y el mundo.

Ante los eventuales problemas que se pudieran ocasionar por el bloqueo de la pista de aterrizaje en Mataveri, la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) instruyó a la línea aérea chilena LAN a suspender los dos vuelos programados para el domingo.

La medida se mantuvo hasta el mediodía del lunes, cuando recién se levantó la prohibición luego de que se llegara a un acuerdo con el grupo de manifestantes, ratificando un acercamiento que ya se había logrado el domingo mediante una videoconferencia con el subsecretario del Interior, Patricio Rosende.

"Se dio término a las negociaciones entre la autoridad de la Isla y el grupo que hacía esta reclamación, en forma pacífica y consensuada. Por lo tanto, la gente desalojó las áreas que tenían ocupadas y nosotros a las 12 del día levantamos la prohibición de vuelos a la Isla de Pascua", anunció a BBC Mundo el secretario general de la DGAC, Pablo Ortega.

De esta forma, la única compañía aérea que realiza este itinerario quedó habilitada para retomar los vuelos Santiago-Isla de Pascua-Santiago y Santiago-Isla de Pascua-Tahiti.

Evaluación positiva

Este hecho puso nuevamente a Rapa Nui en el tapete de Chile y el mundo, tras el partido entre la selección local y Colo Colo que dio la vuelta al planeta el pasado 6 de agosto. Y la situación tuvo un final feliz para los isleños, según dijo a BBC Mundo la alcaldesa, Luz del Carmen Zasso Paoa.

"Es positivo porque la falta de respuesta sobre el control migratorio ha sido un tema durante los últimos 10 años, entonces en el fondo lo que ellos están planteando es la sustentabilidad y la capacidad de carga de nuestra isla.

"Este grupo tiene toda la razón, en el sentido de pedir respuestas concretas y ya no tanto mails (mensajes electrónicos) para allá o papeles para acá. Lo que quiere la comunidad y la etnia es cuidar el patrimonio y las reservas naturales, nuestra luz, nuestras aguas", declaró la alcaldesa.

Los pascuenses lograron que el gobierno de Michelle Bachelet envíe al subsecretario del Interior a Hanga Roa, la capital de la isla, para conversar con sus habitantes y buscar una solución.

"Voy a viajar a la isla en el transcurso de la próxima semana, y vamos a buscar un punto de acuerdo con los isleños. Todos estamos en lo mismo, la Isla de Pascua es uno de nuestros principales tesoros, y eso requiere de un cuidado especial", expresó Patricio Rosende.

Agregó que en Rapa Nui "no puede vivir una cantidad indefinida de gente. Eso es absolutamente razonable".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.