Chile: ADN para recuperar identidades

Ana González
Image caption Ana González, quien lleva más de un tercio de su vida buscando a sus familiares, es uno de los rostros de la campaña.

"Vives en nosotros, te llevamos en la sangre" es el nombre de la campaña con la que el Estado chileno busca crear una base de datos de los familiares de detenidos desaparecidos durante el régimen de Augusto Pinochet, con el objeto de identificar restos óseos ya encontrados o cuerpos que se puedan hallar en el futuro.

La iniciativa está a cargo del Servicio Médico Legal (SML) y -mediante avisos de radio y televisión- convoca a entregar una muestra de sangre para ampliar el banco de perfiles genéticos de los parientes de quienes fueron detenidos o ejecutados tras el golpe de 1973.

Se trata de una medida que viene a corregir en gran parte el error que se cometió en abril de 2006, cuando el SML debió admitir que se había equivocado en la identificación de al menos 70 cuerpos enterrados como N.N. ("nomen nescio", literalmente "desconozco el nombre") en el Patio 29 del Cementerio General de Santiago.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, pidió entonces la asesoría de expertos internacionales y una de las consecuencias de esa consulta es esta medida -la primera en América Latina desarrollada por el Estado- que pretende recolectar unas 4.000 muestras de sangre tanto dentro como fuera del país.

Un caso emblemático

Uno de los rostros y testimonios principales de la campaña es el de Ana González, que a sus 84 años lleva más de un tercio de su vida buscando a los familiares que perdió en abril de 1976: su esposo Luis Recabarren; su hijo Luis Emilio y la esposa de éste, Nalvia Mena, embarazada de tres meses; y su hijo menor, Manuel Guillermo.

Personaje emblemático de la causa por los derechos humanos en Chile, Ana González cree que esta iniciativa es un logro que llegó como consecuencia de una larga lucha, y por ello no dudó en participar.

"Hay que valorar que cuando nuestros compatriotas tienen tantos problemas económicos, en la educación de sus hijos, en la delincuencia o los bajos salarios, se ponga en el tapete frente a toda esta situación el problema de los detenidos desaparecidos, y que la gente vaya tomando conciencia", expresó a BBC Mundo.

"Es una gran alegría, porque esta campaña le ha vuelto a dar vida a nuestros familiares", agregó González, quien además destacó el profesionalismo con que ahora está actuando el SML desde la llegada de su actual director, Patricio Bustos.

Críticas a la política oficial

El día del lanzamiento de la iniciativa llamó la atención la ausencia de la presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), Lorena Pizarro, quien se mostró contraria a la forma en que se ha enfrentado la situación de derechos humanos desde el Palacio de La Moneda.

"Sentimos que se ha dado un manejo comunicacional muy grande, incluso hacia la comunidad internacional, al mostrar grandes logros y éxitos por parte del gobierno. Pero en el tema de fondo, que significa la sanción a violadores de derechos humanos, conocer la verdad y avanzar en la memoria histórica, hay poca o nula voluntad", dijo Pizarro a BBC Mundo.

La dirigente -hija de la histórica líder de la AFDD, Sola Sierra- criticó que en el Congreso se haya aprobado la creación de un Instituto de los Derechos Humanos, ya que a su juicio no va a aportar en buscar la verdad y la justicia.

"El Instituto de Derechos Humanos no lo debemos ver como un tema aislado, estamos frente a una determinación y decisión política de dar vuelta la página, de dar un tema por superado llenándolo de simbolismos. Son importantes los bancos de muestras para identificación de víctimas de desaparición forzada, pero eso no lo es todo", señaló.

"Pataleta"

Mientras Lorena Pizarro estima que la labor del Estado desde el retorno a la democracia en 1990 ha sido insuficiente y critica en forma puntual a la actual mandataria, Ana González se mostró contraria a la postura de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos.

"Una cosa era la aprobación del Instituto y otra fue este proyecto del que, cuando estaba empezando, la madre (Sola Sierra) fue una de las grandes impulsoras. Entonces, hay como una pataleta infantil", declaró González.

"¿Cómo vamos a estar en contra que un día se encuentren los cadáveres, los huesitos de los nuestros? Me da vergüenza ajena", enfatizó la mujer que hace 33 años busca a sus cuatro familiares.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.