Debate por dosis personal en Colombia

Cigarrillo de marihuana
Image caption La dosis personal fue despenalizada en Colombia en 1994.

Uno de los temas que más obsesionan al presidente colombiano, Álvaro Uribe, es la despenalización de la dosis personal de drogas ilícitas, decidida en 1994 por la Corte Constitucional.

El mandatario ha dicho reiteradamente que esa decisión, liderada por un magistrado que hoy ya no está en la Corte y que ahora hace parte de la oposición a su gobierno, ha incidido en el aumento del consumo de drogas ilícitas entre los colombianos.

"Si avanzamos en el equilibrio ético de sancionar la dosis personal de droga, frenamos el crecimiento de adictos y el crecimiento de consumidores", ha dicho Uribe.

Según él, "uno no entiende que un país que ha derramado tanta sangre, que está dando esta lucha (contra el narcotráfico), al mismo tiempo tenga esta permisividad frente al consumo".

Uribe recuerda que en la última década se incautaron 10 mil bienes a los narcotraficantes y que durante sus dos períodos de gobierno ha extraditado a más de 1.000 sospechosos, sobre todo a países como Estados Unidos.

Por eso, no acepta que, por un lado, haya mano dura contra el tráfico, pero que, por otro lado, haya lo que define como "laxitud y permisividad" con el consumo de drogas ilícitas.

Participe en el debate: Tenencia de droga: ¿más adictos?

Otra visión

Sin embargo, expertos en el tema, como el psicólogo Augusto Pérez, director de la corporación Nuevos Rumbos, discrepan de esa visión.

"Los argumentos que relacionan el incremento del consumo de drogas con el hecho de que dicho consumo esté despenalizado carecen totalmente de fundamento", le dijo Pérez a BBC Mundo.

El experto señala que "en 15 años de seguimiento, no hay nada que indique tal vínculo".

"Resulta que Colombia (país con todos los factores de riesgo, productor de drogas de altísima calidad ymuy bajo precio), que en los años noventa ocupaba el primer lugar en América Latina en lo que a consumo de sustancias ilegales se refiere, ha pasado a ocupar un lugar intermedio”, agrega Pérez.

De hecho, subraya que el consumo "se ha incrementado mucho más en países que no tienen dosis mínima como Chile, Argentina (hasta hoy), Brasil y El Salvador. En mi opinión, ese incremento no es atribuible a la dosis personal, que acaban de aprobar en México".

Debate político

Pero el presidente Uribe insiste en restablecerla en Colombia. Desde cuando asumió la presidencia por primera vez, en 2002, el mandatario ha intentado en cinco ocasiones que el Congreso reviva la penalización.

Después de cuatro derrotas, finalmente este año el Congreso aprobó, en el primero de cuatro debates, un proyecto que vuelve a castigar a los portadores de dosis personales de drogas ilícitas.

Uribe explica que los consumidores no serán encarcelados, pero sí serán sometidos obligatoriamente a tratamientos.

Como experto en el tema de la adicción a las drogas, Pérez le dice a BBC Mundo que "durante muchos años la idea de la dosis personal no me gustó, pero lo que veo me hace pensar que la medida, en Colombia, ha sido irrelevante desde el punto de vista epidemiológico".

"La gente fuma marihuana en la vía pública, consume sustancias sintéticas en las discotecas y no pasa absolutamente nada, y eso sí está explícitamente prohibido", explica.

Y concluye que en lugar de buscar nuevamente la penalización de la dosis personal, el gobierno debería retomar las políticas de prevención de consumo de drogas, especialmente en las escuelas y colegios.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.