Otra matanza indígena en Colombia

Indigenas de la tribu awa en Colombia
Image caption Los awás de Nariño son uno de los pueblos indígenas colombianos más afectados por la violencia.

Un nueva matanza sacudió este miércoles al pueblo indígena awá del suroeste de Colombia, doce de cuyos integrantes –entre ellos un bebé de ocho meses- fueron asesinados por pistoleros.

La noticia fue confirmada a BBC Mundo por fuentes del gobierno de esa región y de organizaciones indígenas regionales y nacionales.

"Los muertos fueron siete adultos y cinco niños", le informó a BBC Mundo Antonio Navarro, gobernador del departamento de Nariño, donde ocurrieron los crímenes.

Es la segunda masacre que se comete este año contra awás, después de que en febrero pasado otros once fueron asesinados con armas blancas, en un hecho que ha sido atribuido por los indígenas a guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Varias hipótesis"

Los awás de Nariño son casi 30.000 personas y han sido uno de los cien pueblos indígenas de Colombia más golpeados por la violencia en los últimos años.

En una entrevista telefónica desde Bolivia, Luis Evelis Andrade, presidente de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) dijo que se evalúan "varias hipótesis" sobre la masacre.

"Sabemos que fueron sicarios, contratados no sabemos por quiénes, si por los paramilitares, por las FARC o por algún grupo asociado a la Fuerza Pública", expresó el dirigente.

Según el gobernador Navarro,a diferencia de lo ocurrido en febrero, "las versiones que estamos evaluando ahora no señalan a la guerrilla".

Navarro y Andrade calificaron la situación como "muy grave" y el gobernador dijo que el gobierno nacional está diseñando un "plan de salvaguardia" de los awás.

Edgardo Pai, vocero de la organización Unidad del Pueblo Awá (Unipa) a la que pertenecían las víctimas, le dijo a BBC Mundo que todos los muertos eran parte de una misma familia y que dos de ellos, un niño de 10 años y un joven de 19, fueron heridos pero lograron escapar.

El gobernador Navarro señaló que los asesinos "eran hombres de tez blanca, que llevaban armas cortas".

A raíz de la matanza, Pai confirmó que los indígenas de la región se declararon "en asamblea permanente".

"Vamos a evaluar qué acciones tomaremos, porque el gobierno no ha cumplido los anuncios que ha hecho", precisó Pai.

La zona donde ocurrieron los hechos, el resguardo de Gran Rosario, fue militarizada, informó el gobernador Navarro.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.