Acelerón legislativo en Venezuela

Hugo Chávez, presidente de Venezuela
Image caption El presidente Chávez instó a la Asamblea Nacional a que no queden "leyes revolucionarias".

La Asamblea Nacional de Venezuela aprobó no menos de cinco leyes en una maratónica sesión, en el marco de un "acelerón" al que instó el presidente Hugo Chávez, de forma que no queden "leyes anti revolucionarias" para finales de este año.

El mandatario le había dicho a la Asamblea que si necesitaba ayuda le otorgara una Habilitante que le permitiera legislar por decreto. La respuesta del Parlamento fue suspender su receso para darle salida al trabajo acumulado, a través de una serie de sesiones extraordinarias.

El Legislativo se había propuesto aprobar más de 50 leyes en este período de sesiones, pero no llegó a la treintena. Algunas de ellas, sin embargo, desataron una intensa polémica, como la Ley de Procesos Electorales o la Ley de Educación.

Portavoces de oposición critican lo que consideran es un "apuro" para complacer al mandatario y denuncian que la agenda Legislativa es impuesta desde el palacio presidencial de Miraflores.

Transición

Tras ganar el referendo sobre la reelección indefinida, Chávez anunció que la siguiente etapa del "proceso revolucionario" era de transición y se extendería del año 2009 al 2019.

De acuerdo con portavoces oficiales, parte del trabajo tiene que ver con preparar a la población para el nuevo modelo –por ejemplo, a los trabajadores para que asuman el control de empresas socialistas de producción y a los vecinos para la vida en comunas- pero también con la adecuación del andamiaje legal al nuevo modelo político, económico y social.

"Yo creo que se les está acabando el tiempo. Primero, por una evidente caída en las encuestas, especialmente del partido y del equipo de gobierno. Y, en segundo lugar, porque Chávez necesita perdurar en el poder porque percibe demasiados riesgos, como la posibilidad de ser demandado en cortes internacionales o enfrentar las luchas de poder dentro de su partido", le dijo a BBC Mundo desde una perspectiva crítica el director del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad Central de Venezuela, Ángel Álvarez.

Para Álvarez esto explicaría una necesidad "de pasar rápidamente una arquitectura que le permita mantenerse en el cargo".

Polémicas

Algunos de los aspectos polémicos discutidos este martes incluyen una modificación al Código Procesal Penal que ordena a las empresas de telecomunicaciones a mantener oficinas dedicadas a la grabación de mensajes las 24 horas del día, de manera que puedan ser entregados a las autoridades cuando así se lo requieran.

Esto ha sido denunciado por sectores opositores como una reedición de un proyecto unos años atrás, que nunca llegó a ser aprobado, y que llamaron en su momento "ley sapo" (ley de soplones). El oficialismo niega que el instrumento legal vaya a ser utilizado para perseguir a adversarios políticos y aseguran que será útil para ayudar a combatir delitos como el secuestro.

También hubo amplio debate sobre un convenio para homologar títulos universitarios entre países de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA). Opositores alegaron que el convenio podría abrirle la puerta a profesionales de otros países – verbigracia, Cuba – para el libre ejercicio en áreas sensibles como la educación, mientras que oficialistas alabaron su importancia en materia de integración regional.

Por último, el Parlamento le dio el visto bueno a la designación de un embajador venezolano para Perú. Caracas rompió relaciones con Lima este año después de que Perú decidiera otorgarle asilo diplomático al líder opositor venezolano Manuel Rosales, al que Venezuela acusa de corrupción.

Con el nombramiento se abriría el camino a una normalización de la situación, algo que analistas descartaban debido a que en las últimas semanas otros dos opositores han aterrizado en suelo peruano solicitando protección.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.