El campo retoma la protesta en Argentina

Campo de Soja
Image caption Los líderes rurales quieren que se reduzcan las retenciones a la venta de granos al exterior.

Por séptima vez en menos de un año y medio, los productores agrarios en Argentina volvieron a parar la comercialización de granos y ganado en protesta contra el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

A primera hora de este viernes, los ruralistas comenzaron un paro de ocho días, que incluye numerosas protestas en varias regiones del país, aunque no corte de rutas, una metodología utilizada en algunas manifestaciones anteriores.

La Mesa de Enlace, que reúne a las cuatro principales agrupaciones del sector, aseguró que la movilización no generará desabastecimiento.

En tanto, algunos líderes rurales advirtieron que la protesta podría agravarse si no se alcanza un acuerdo con las autoridades.

La más reciente protesta del campo surgió en respuesta al veto de la presidenta Fernández a una parte de la Ley de Emergencia Agropecuaria, que preveía la eliminación de aranceles a la exportación de granos en algunos de los distritos de Buenos Aires más golpeados por la fuerte sequía que ha azotado a la región.

Largo conflicto

Fue justamente una propuesta gubernamental de aumentar estas retenciones sobre la venta de granos al exterior, la que dio pie al prolongado conflicto con el campo, en marzo de 2008.

A pesar de que el proyectado aumento fue rechazado por el Congreso en julio de ese año (con ayuda del vicepresidente de la nación, Julio Cobos, que votó en contra de la propuesta oficial) las diferencias entre el campo y el gobierno se han mantenido.

Los líderes rurales quieren que se reduzcan las polémicas retenciones, que en el caso de la soja alcanzan al 35%. También critican la política oficialista hacia el sector, en particular las injerencias del gobierno en el mercado agropecuario.

Según el economista Jorge Elustondo, experto en asuntos rurales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), el mal manejo de las autoridades nacionales ha llevado a que se pierda el ciclo agrícola 2008-09, y, si continúa el conflicto, -advierte- podría peligrar también el ciclo del año próximo.

¿Fin del "granero del mundo"?

Image caption La prórroga de los "superpoderes" del gobierno significó un fuerte revés para el sector agrario.

Elustondo le dijo a BBC Mundo que es difícil cuantificar las pérdidas económicas que ha provocado el conflicto con el campo, ya que éste agravó dos factores externos: una fuerte sequía y la crisis económica mundial, que redujo los mercados de exportación y produjo un descenso en los precios de los commodities.

Argentina: ¿cae un gigante agropecuario?

La combinación del conflicto, la sequía y la crisis internacional provocó una caída en la producción de granos de 35 millones de toneladas, según el experto.

De acuerdo con los productores agrarios, la gravedad de la situación llevará a que el país deje de exportar trigo y carne en 2010, e incluso podría tener que importar estos productos de países vecinos para abastecer su mercado interno.

Conflicto agravado

Además del veto parcial a la Ley de Emergencia Agropecuaria, anunciado esta semana, otro factor que caldeó el ánimo de los ruralistas fue la victoria legislativa del gobierno, la semana última, que le permitió seguir imponiendo los polémicos aranceles a la exportación por un año más.

La prórroga de las llamadas "facultades delegadas por el Congreso" significó un fuerte revés para el sector agrario, que se había visto fortalecido tras los últimos comicios legislativos de fines de junio, en los que el oficialismo sufrió una dura derrota.

Según los analistas, el gobierno se valió del hecho de que los nuevos legisladores, elegidos hace dos meses, asumirán sus bancas recién en diciembre.

Para algunos, el recambio parlamentario de fin de año podría marcar el fin del largo conflicto con el campo, ya que los sectores rurales cuentan con un amplio apoyo dentro de la oposición.

Sin embargo, Jorge Elustondo advierte que el nuevo Congreso tendrá que actuar con mucha rapidez si quiere evitar extender por otro año más las pérdidas agropecuarias.

"Para abril del año próximo quedará definido el ciclo agrícola 2009-10, de modo que el Parlamento tendrá que abordar los problemas con urgencia, si quiere revertir algunas de las expectativas", le dijo a BBC Mundo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.