Perú: funeral colectivo 25 años después

Funeral en Putis, Perú.
Image caption La procesión fúnebre con 92 ataúdes blancos duró dos días.

Los restos de 92 civiles fueron enterrados un cuarto de siglo después de la masacre de Putis, en Perú, uno de los sucesos más trágicos del conflicto armado que enfrentó a las fuerzas de seguridad peruanas y a la guerrilla maoísta de Sendero Luminoso en la década de los '80.

El multitudinario funeral puso fin a casi dos días de procesión en los que los familiares de las víctimas transportaron en cortejo fúnebre 92 ataúdes blancos a través de las montañas de Ayacucho, en los Andes peruanos.

Ayacucho fue la región más castigada por el conflicto armado interno que enfrentó a la guerrilla de corte maoísta Sendero Luminoso y al gobierno peruano a lo largo de casi dos décadas.

De las cerca de 70.000 víctimas que causó la guerra, se cree que cerca del 40% se encuentran en esta zona montañosa a casi 4.000 metros sobre el nivel del mar.

Participe: Matanza de Putis: ¿sanadas las heridas?

Matanza de civiles

"La matanza de más de 120 hombres, mujeres y niños en la localidad de Putis fue la peor masacre militar de ese amargo conflicto. Ahora, después de un cuarto de siglo, las familias de los asesinados pudieron dar descanso a los suyos", señaló desde Perú el corresponsal de la BBC Dan Collyns.

Los restos, muchos incompletos, de las 92 víctimas enterradas este sábado fueron recuperados hace apenas un año de una fosa común en Putis. De ellos, las pruebas de ADN sólo permitieron identificar a 28.

"Por lo menos ahora vamos a acercarnos a nuestros familiares, prender una velita, poner un ramo de flores... Cuando ya están ubicados en sus respectivos nichos", dijo el profesor de la escuela de Putis, Fidel Quicaña, en declaraciones a la agencia de noticias EFE.

Vea también: Imágenes de un funeral multitudinario

Sin embargo, a pesar de la satisfacción por el funeral, no todas las heridas están cerradas.

"Duele mucho saber que 48 de las víctimas que hoy se entierran fueron menores de edad y que probablemente no entendieron el momento que vivían", declaró a EFE Nolberto Lamilla, director de Paz y Esperanza, la asociación que representó a las familias de las víctimas ante el Estado y el año pasado consiguió que se excavaran varias fosas.

Justicia pendiente

Image caption Sólo 28 de los 92 restos recuperados se pudieron identificar.

Según informó Dan Collyns, hasta la fecha ningún militar peruano fue procesado por la masacre.

"No ha habido ningún paso adelante en términos de justicia porque las fuerzas armadas rechazaron dar los nombres de los oficiales que se encontraban destacados aquí en la base en 1984", comentó a la BBC José Coronel, ex-coordinador la Comisión de la Verdad y Reconciliación en Ayacucho.

Recientemente, el ministro de Defensa del país, Rafael Pey, aseguró que es imposible obtener los registros y documentos que acreditan quiénes participaron en los sucesos de Putis.

En cambio, la defensora del pueblo, Beatriz Merino, calificó estas declaraciones de inaceptables y aseguró que el Estado tiene la obligación de velar por que se haga justicia.

"De los cerca de 15.000 desaparecidos entre 1980 y 2000, sólo los restos de poco más del 1% fueron exhumados", apuntó Collyns.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.