Chávez en la zona de la "discordia"

Hugo Chávez (izq.) y Muammar Gaddafi
Image caption Chávez llamó a "marchar por la unidad de América Latina, el Caribe y África".

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, inició este lunes una gira que incluye Libia, Siria, Argelia, Irán, Bielorrusia y Rusia.

Los objetivos, señaló el mandatario, son "geopolíticos y económicos", pero sus críticos la atribuyen a una búsqueda de proyección a través de medios que, sostienen, no tienen el impacto que una vez pudieran haber tenido.

En una intervención ante la Unión Africana (UA), Chávez invitó a los países que la conforman a reunirse con los miembros de Unasur en Caracas, dos organizaciones que, dijo, forman parte del nuevo mapa de un mundo que "deberá ser pluripolar o no será mundo para nadie".

El discurso incluyó palabras contra "el imperialismo y el colonialismo" representado por Estados Unidos y llamó a "marchar por la unidad de América Latina, el Caribe y África, para lograr ese equilibrio" en el planeta.

En la carta en la que Chávez le pidió a la Asamblea Nacional permiso para ausentarse no se ofrecían muchos detalles acerca de los propósitos de la travesía de once días. Se hablaba en general de fortalecer la integración y el intercambio con cada una de las naciones visitadas.

"Estrechar lazos"

"La gira responde a dos aspectos fundamentales: estrechar lazos con los países miembros de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), por un lado, y con Rusia, por el otro, que es un aliado estratégico de primera magnitud para Venezuela", le explicó a BBC Mundo desde la perspectiva oficialista el catedrático del Instituto de Altos Estudios Diplomáticos, Fernando Travieso.

"Si no fuera porque fue organizada antes de la reunión de un Unasur, uno diría que la gira es de compensación para el presidente, de procura de mucha visibilidad y de reafirmación de su mensaje revolucionario antimperialista y radical", opinó desde la acera crítica la internacionalista Elza Cardozo.

Para Cardozo, esto va a contracorriente de lo ocurrido en Bariloche, en la cumbre de la Unión Suramericana, donde se produjo "una reafirmación latinoamericana de prioridades regionales". La internacionalista ve el viaje del presidente Chávez dentro de "una rutina, muy desgastada, que es la de proclamar grandes alianzas extra regionales muy provocadoras".

Según Travieso, intensificar las relaciones binacionales fuera del continente es una estrategia perfectamente válida. "Cada país está buscando fortalecer sus alianzas preparándose para un mundo de alta conflictividad por el control de las reservas petroleras", afirmó.

"Qué casualidad que todos los gobiernos polémicos son aquellos que tienen reservas petroleras. Hay como un vaso comunicante", expresó el catedrático.

Rusia y las armas

Image caption La escala en Rusia es la que podría producir resultados más concretos.

Conflictividad es la palabra que también ha estado en el tapete cuando se habla de la escala que se espera produzca los resultados más concretos de la gira presidencial: Rusia, donde Venezuela sellaría la compra de equipos militares, entre ellos "batallones de tanques".

Hace algunas semanas el mandatario dijo que su país necesitaba más que nunca fortalecerse su arsenal bélico, después que Colombia suscribiera un convenio con Estados Unidos para que este país utilice bases en el país vecino.

Para la portavoz de la ONG Control Ciudadano, Rocío San Miguel, la compra de armas por parte de Venezuela tendrá un impacto regional, pero con matices, según le dijo a BBC Mundo.

Por un lado, señaló, la compra de tanques es un "dislate" dentro de un concepto de guerra convencional que está superado. Por eso, indicó, no tendrá ninguna importancia para Colombia. En cambio, de llegar a concretarse una negociación para la compra de submarinos de la que se habló por primera vez en 2007, "sí sería una real e importante molestia para el espacio del Caribe".

Por su parte Elsa Cardozo criticó la compra de equipo bélico ruso como algo que absorbe recursos que el país necesita en otras áreas fundamentales. "Es la continuación de esa escalada perversa, en medio de tantos problemas sociales", señaló.

Para Fernando Travieso "Chávez lo que está dando es una respuesta a una iniciativa estadounidense de establecer bases militares en Colombia". En su opinión, "quien está reeditado la Guerra Fría es Estados Unidos, en una lucha que calificaría de desesperada por el control de las reservas de petróleo".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.