La mujer que hace temblar al PT

Algunos la reconocen como una heroica combatiente ecologista; para otros podría ser la futura presidenta de Brasil. Se trata de Marina Silva, la ex ministra del gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva, que se ha convertido en la nueva estrella de la política brasileña.

Image caption Silva se ha convertido en la nueva estrella de la política brasileña.

Silva -una de las fundadoras del oficialista Partido de los Trabajadores (PT)- pateó el tablero político de su país al poner fin a su asociación histórica con esa agrupación y formalizar su ingreso al Partido Verde (PV) este domingo.

Muchos analistas consideran ese cambio como el primer paso hacia una candidatura presidencial en 2010, en representación de la agrupación ecologista.

Esa posibilidad significaría un duro revés para su ex aliado, el presidente Lula, quien apoya la candidatura de su ministra de la Presidencia, Dilma Rousseff, para las elecciones del año próximo.

Pero más allá de la carrera presidencial, lo cierto es que el alejamiento de Silva, quien militó durante casi tres décadas en el PT, es una muestra de la inestabilidad por la que atraviesa el partido oficialista.

Las grietas en el PT surgieron por las diferencias que existen dentro del partido respecto a la férrea defensa que mantiene Lula del cuestionado presidente del senado, José Sarney, quien afronta varios cargos de abuso de poder.

Según William Gonçalves, de la Universidad Federal Fluminense, la postura de Lula le ha significado la pérdida del apoyo de los sectores más religiosos del PT, que se oponen a la permanencia de Sarney al frente del Congreso, por cuestiones éticas.

El analista político le dijo a BBC Mundo que la defensa que hizo Lula de Sarney fue la gota que colmó el vaso y que exacerbó las diferencias que ya tenía con el oficialismo Marina Silva, quien pertenece a la iglesia evangélica.

¿Quién es Marina Silva?

Hija de recolectores de caucho, Silva nació hace 51 años en el estado amazónico de Acre.

Fue analfabeta hasta los 14 años y logró estudiar gracias a la ayuda de un grupo de monjas.

En su juventud, trabajó junto al reconocido sindicalista y activista ambiental Chico Mendes, con quien fundó la Central Única de Trabajadores de Acre en 1985.

Tanto Silva como Mendes ayudaron a crear el PT, que nació en los años ’80 por iniciativa de los movimientos sindicales.

Silva y Mendes fueron compañeros de lucha hasta finales de 1988, cuando el ambientalista fue asesinado por fazendeiros (rancheros), opuestos a su lucha en contra de la extracción de madera y la expansión de pastizales en el Amazonas.

Tras la muerte de Mendes, Silva inició su carrera política, representando al municipio de Río Branco, en Acre, como concejal. Luego, en 1990 fue elegida diputada estatal.

Al gobierno

El gran salto en la carrera política de esta ambientalista fue en 2003, con el triunfo en las elecciones generales de Lula, el ex sindicalista y líder del PT.

El mandatario nombró a Silva ministra de Medio Ambiente, una elección que para muchos marcó el compromiso del nuevo gobierno con la defensa de la ecología.

Sin embargo, la funcionaria protagonizó una serie de choques con compañeros de gabinete e incluso con el propio presidente, que desgastaron su gestión.

Finalmente, en mayo de 2008 anunció su alejamiento por su oposición a los planes de Lula de permitir la producción agraria en el Amazonas.

Según la organización ambientalista Greenpeace, la renuncia de Silva estuvo relacionada a la "presión desmedida que recibió a raíz de las medidas que adoptó contra la deforestación".

Adiós al PT

Además de sus desacuerdos con la política de desarrollo económico de Lula, lo que definió el alejamiento de Silva del PT fue el apoyo del mandatario a José Sarney.

Image caption Rousseff es la candidata de Lula para las elecciones de 2010.

El ex jefe de Estado (1985-1990), que afronta múltiples acusaciones de corrupción, es un hombre clave del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el principal aliado del PT.

Analistas consultados por BBC Mundo afirmaron que Lula se mantiene firme en su defensa del veterano político porque necesita del apoyo del PMDB para la candidatura de Rousseff, el año próximo.

En tanto, Marina Silva mantiene abierta la definición sobre una posible candidatura presidencial propia.

"Me siento honrada por la invitación para ser candidata (…) pero es una decisión que vamos a tomar en 2010", afirmó, ante la insistente intriga de la prensa.

Por su parte, otro ex funcionario de Lula, el ex ministro de Cultura, Gilberto Gil, ya dejó en claro su respaldo a la candidatura de Silva, ofreciéndose a ser su vicepresidente si decide competir.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.