Chile: polémica por pagos a represores

En medio de un escándalo suscitado por la revelación de que ex agentes de seguridad procesados por haber cometido abusos durante el régimen de Augusto Pinochet (1973-1990), reciben sueldos del Ejército, el gobierno de Chile ordenó para este martes un estudio sobre el tema.

El ministro de Defensa, Francisco Vidal, afirmó que tras su elaboración, las autoridades decidirán qué medidas tomar al respecto.

La polémica surgió luego de que el diario chileno La Nación revelara este domingo que el Ejército paga honorarios de hasta US$2.200 mensuales a varios presuntos represores del régimen militar, contratados para tareas de asesoría.

Algunos de los beneficiados integraron la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), la policía secreta, responsable del mayor número de desaparecidos políticos durante el gobierno pinochetista.

Familiares de víctimas de violaciones de los derechos humanos expresaron su rechazo al pago de dinero por parte del Ejército a personas acusadas de abusos.

La diputada socialista Isabel Allende, hija del derrocado presidente chileno Salvador Allende, afirmó que el pago a ex agentes de la DINA vinculados con violaciones es "casi un insulto para los familiares de las víctimas de la dictadura", y exhortó al Ejecutivo a aclarar el tema.

Presunción de inocencia

Por su parte, el ministro Vidal afirmó que el gobierno mantiene conversaciones hace un mes con el comandante en jefe del Ejército, general Oscar Izurieta, sobre la colaboración de ex uniformados acusados de abusos, con la institución castrense.

No obstante, el funcionario aclaró que los ex agentes cuestionados están procesados pero no condenados por la Justicia, y pidió que se respete "la presunción de inocencia" de los acusados.

"El principio de presunción de inocencia está ganado desde la Revolución Francesa y la presunción de inocencia no me funciona cuando me conviene o cuando no me conviene", señaló.

También precisó que no es ilegal la contratación de ex agentes de la DINA por parte del Ejército, aunque reconoció el malestar que esto pueda causar para los familiares de detenidos desaparecidos.

Ejército al banquillo

La controversia en torno a las revelaciones de esta semana volvieron a reabrir los cuestionamiento al Ejército chileno, por el papel que jugó durante la era pinochetista.

El director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, le dijo a BBC Mundo que la institución castrense nunca reconoció que hubo una política oficial de represión. "Ellos nunca han hecho una declaración en la que reconozcan o admitan que aquí hubo una responsabilidad institucional", afirmó.

Por su parte el senador socialista Jaime Naranjo acusó al Ejército de no ser "capaz de dejar en el pasado su compromiso con los violadores a los derechos humanos".

En ese sentido, criticó la reciente práctica de la institución militar, que descontaba dinero del salario de sus efectivos para destinar a la defensa de los militares acusados de abusos, algo también cuestionado por HRW.

"Después les puso abogados y hoy les da trabajo", criticó el legislador.

El presidente de la comisión de Derechos Humanos de la Cámara Baja, Sergio Ojeda, anunció que citará para este miércoles al ministro Vidal y al general Izurieta.

En tanto la bancada de diputados del Partido Socialista dijo que pedirá una comisión investigadora para conocer los verdaderos alcances de la situación.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.