Última actualización: miércoles, 2 de septiembre de 2009 - 19:21 GMT

Jimena azota a Baja California

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

El huracán Jimena tocó tierra este miércoles en la península de Baja California con vientos sostenidos de 145 kilómetros por hora.

Pese a los innumerables llamados de las autoridades para la evacuación de la zona, miles de residentes desoyeron las advertencias.

La Tormenta se ha vuelto menos peligrosa debido a su encuentro con tierra firme y sus vientos eran de categoría uno en el momento de su llegada a áreas pobladas.

Según dijo a BBC Mundo José Gajón, director de Protección Civil de Baja California Sur, la zona que corre mayor riesgo es el municipio de Mulegé, al norte de Los Cabos.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos informó que las fuertes lluvias asociadas a Jimena provocan inundaciones en la costa y deslizamientos de tierra en zonas con topografía irregular.

Sin embargo, miles de habitantes de las barriadas más pobres prefirieron quedarse en sus precarias viviendas para evitar que saquen sus pertenencias.

Unas 10.000 familias habían sido evacuadas pero muchas otras decidieron permanecer refugiadas en sus casas.

clic ¿Se encuentra en la zona? Envíenos sus testimonios

San Carlos ha sido la población que ha recibido con más fuerza el impacto del huracán y se estima que el fenómeno natural seguirá bordeando la península a lo largo de sus costas.

Las autoridades locales también informaron que además de San Carlos, otras localidades afectadas son López Mateos, Ciudad Constitución, Insurgentes, Zaragoza, Las Barrancas y La Purísima donde se están observando inundaciones y daños en los techos de las viviendas.

También ha afectado a las islas Margarita y Magdalena.

El secretario general de Gobierno, Luis Armando Díaz, dijo al diario El Universal de Ciudad de México que en esas áreas la situación "ha sido muy crítica" debido a las inundaciones y a la falta de energía eléctrica.

El aullido de Jimena

En Los Cabos ya arreciaron las lluvias y el viento, por lo que la mayoría de los turistas decidieron quedarse en las habitaciones de sus hoteles.

Habitante de la zona

Muchas personas de bajos recursos prefirieron no abandonar sus precarias viviendas.

Jimena estuvo a punto de convertirse en tormenta de categoría 5, pero se fue debilitando a medida que se acercaba a tierra.

Sus vientos permanentes llegaron a caer a 175km/h, pero en Los Cabos no pasa el nerviosismo. Algunas de las personas evacuadas en albergues dijeron a la corresponsal de BBC Mundo Cecilia Barría que los efectos del huracán ya se están haciendo sentir.

"Corre tanto viento que aquí se están levantando las láminas de los techos", señaló Omar Barrios de la colonia Tierra y Libertad de Cabo San Lucas.

Muchos temen por su familia y el destino de sus viviendas. "Da miedo porque dicen que se viene fuerte y nosotros nunca habíamos vivido algo así", dijo Mireya Colorado poco antes de ser trasladada a un refugio junto a sus dos hijos.

Jimena es el segundo huracán que embate México en esta temporada - el huracán Andrés se cobró la vida de un pescador de Acapulco en junio.

Mientras, en el Atlántico, al este de Antigua y Bermuda, se forma la tormenta tropical Erika, informó el Centro Nacional de Huracanes.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.