Mexico: Jacinta será liberada

Jacinta Francisco Marcial
Image caption Según la Comisión Nacional de Derechos Humanos, el juicio tuvo serias irregularidades.

Jacinta Marcial, indígena otomí considerada "presa de conciencia" por la organización Amnistía Internacional, podría quedar libre dentro de unas semanas después de que la fiscalía de México anunció que no tiene pruebas suficientes para mantenerla en prisión.

La mujer está encarcelada desde hace tres años por secuestrar a seis policías de la Agencia Federal de Investigación (AFI).

Este jueves, la Procuraduría General de la República informó que presentará al juez "conclusiones no acusatorias", pues existe "duda razonable" sobre la responsabilidad penal de la indígena en el caso.

El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, que lleva la defensa legal de Jacinta, lamentó que, sin pruebas, se haya mantenido en la cárcel a Jacinta desde 2006.

"Es un acto de justicia que eventualmente restituirá en su libertad a una mujer cuyo único delito ha sido su condición de género, su identidad étnica y su circunstancia social de marginación", señaló el centro en un comunicado.

Juicio irregular

El caso se inició en marzo de 2006, cuando un grupo de agentes de la AFI hicieron un cateo en el mercado central de Santiago Mexquititlan, una comunidad indígena de Querétaro, en el centro de México.

Durante el operativo para confiscar drogas y mercancía "pirata", los policías dañaron algunos negocios, lo cual molestó a los comerciantes, que retuvieron a varios agentes para exigir una indemnización.

Los policías fueron liberados, pero meses después Jacinta, de 46 años, delgada y de baja estatura, fue detenida por presuntamente secuestrar, junto con otras dos mujeres indígenas, a seis fornidos policías.

De acuerdo a la Comisión Nacional de Derechos Humanos, el juicio contra las mujeres tuvo serias irregularidades, como el hecho de que no contaron con un traductor a la lengua otomí, como establecen las leyes del país.

Ésta es la primera lengua de Jacinta y sus compañeras, Alberta Alcántara y Teresa González, también conocida como lengua ñhä-ñhú.

A pesar de ello, el juez las condenó a 21 años de prisión. El caso fue enviado al Tribunal de Justicia porque el Centro Pro apeló la sentencia.

Cautela

Image caption Su liberación podría darse a fines de septiembre, según el Centro Pro.

Amnistía Internacional comunicó a BBC Mundo que el caso Jacinta es "un escándalo" y una muestra "de la justicia de segunda clase que suelen recibir los indígenas en México".

Activistas de derechos humanos iniciaron una campaña internacional para conseguir su liberación, que podría darse a fines de septiembre, según le dijo a BBC Mundo Santiago Aguirre, coordinador de Defensa Integral del Centro Pro.

Pese al anuncio de las autoridades, el abogado se mostró cauteloso.

"En las próximas semanas la Procuraduría debe mostrar su intención con hechos concretos ante el juez, todavía no echamos las campanas al vuelo", señaló Aguirre.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.