Irán y Venezuela, socios energéticos

Hugo Chávez, presidente de Venezuela, y Mahmoud Ahmadinejad, presidente de Irán
Image caption El petróleo que ofreció Venezuela podría cubrir el 20% de las necesidades energéticas iraníes.

Venezuela acordó exportar a Irán 20.000 barriles diarios de gasolina, según anunció el presidente Hugo Chávez durante una visita de dos días a este país.

Chávez, que se reunió con su homólogo iraní, Mahmoud Ahmadinejad, no especificó qué duración tendrá este acuerdo para la venta de carburante, pero la prensa oficial iraní dijo que tendrá un valor de US$800 millones.

"Esta cantidad se depositará en un fondo establecido en Irán y servirá para financiar la compra de equipamientos y de tecnología", dijo el mandatario venezolano desde la ciudad de Mashad, a unos 1.000 km al este de Teherán.

A pesar de que Irán es uno de los principales exportadores de crudo, carece de la infraestructura necesaria para refinarlo, por lo que necesita importar en torno a un 40% de la gasolina que utiliza.

Según algunas estimaciones, el petróleo que ofreció Venezuela podría cubrir el 20% de las necesidades energéticas iraníes. Las ventas de gasolina comenzarían en octubre.

Como explicó el periodista de la BBC Charles Scanlon, la importancia de este acuerdo comercial radica en la posibilidad de que Estados Unidos y sus aliados decidan imponer sanciones a Irán por su programa nuclear, lo que podría amenazar el abastecimiento energético del país persa.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, anunció que en este mismo mes finaliza el plazo dado a Teherán para que abandone sus planes de enriquecimiento de uranio.

Chávez, por su parte, dijo que no existe "una sola prueba" de que el gobierno de Ahmadinejad esté fabricando una bomba atómica.

Hugo Chávez apoya plan nuclear de Irán

El mandatario venezolano arribó este lunes a Turkmenistán en su primera visita oficial. Chávez pidió que el país -el mayor productor de gas natural de Asia central- se una a un propuesto cartel global de proveedores de gas.

Contra EE.UU.

El venezolano también se reunió con el líder supremo iraní, Alí Jamenei. Ambos acordaron apoyar los "procesos revolucionarios" en ambos países contra lo que ellos consideran el imperialismo estadounidense.

"Irán y Venezuela deben elevar su actual nivel de cooperación y esforzarse al máximo por fomentar el nuevo frente independiente", dijo el ayatolá, según cita la agencia oficial Irna.

Precisamente, Washington ha mostrado su preocupación en los últimos meses sobre la creciente presencia de Irán en América Latina y el fortalecimiento de los lazos con gobiernos como Nicaragua o Bolivia.

Lea: Prensa árabe sigue a Chávez

Por su parte, Ahmadinejad aseguró: "Sudamérica experimenta una revolución política. Las naciones ya no puede soportar el acoso y si alguien piensa que puede doblegar sus convicciones por la fuerza, se equivoca".

No es sólo dinero

Image caption Según algunos analistas, el acuerdo va más allá de la provisión de gasolina.

Para el profesor de Seguridad Internacional de la Universidad Católica de Córdoba, Argentina, y experto en Medio Oriente, Emilio Rufail, la decisión de Venezuela de vender gasolina a Irán va más allá del rédito económico.

"En este caso tiene lecturas más profundas en lo político, ya que se trata de un gesto que va en en la misma línea contra EE.UU.", indicó, en entrevista telefónica con BBC Mundo.

"Es un paso más hacia el estrechamiento de las relaciones" entre ambos países, lo que, para el politólogo, "es motivo de preocupación para EE.UU. y algunos países occidentales en caso de que Irán desarrolle energía nuclear con fines bélicos y la pueda compartir con Venezuela".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.