Sarkozy a Brasil, con cazas en el equipaje

Presidente francés, Nicolas Sarkozy.
Image caption Analistas ven la visita de Sarkozy a Brasil como una "asociación estratégica".

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, llegó este domingo a Brasil para realizar una visita oficial dominada por la posible venta de 36 aviones de combate al gigante sudamericano.

El constructor francés de aviones Dassault aparece con ventajas en la competencia con el estadounidense Boeing y el sueco Saab por el contrato para renovar la flota aérea militar brasileña.

Se trata de la segunda visita de Sarkozy a Brasil en menos de un año, esta vez como invitado de honor a la fiesta nacional brasileña -que se celebra este lunes- lo que según analistas afianzará la "asociación estratégica" entre ambos países.

Brasil se ha convertido en "el socio privilegiado de Francia en América Latina y en el Tercer Mundo en general", le dijo a BBC Mundo Olivier Dabène, analista del Instituto de Estudios Políticos de París.

Tres ofertas

Con la compra de los 36 aviones caza, Brasil busca ampliar su poderío militar, proteger mejor sus recursos naturales y consolidar su estatus de líder regional y potencia mundial emergente.

Se espera que Brasil anuncie antes del fin de octubre si opta por el modelo Rafale francés, el F/A18 Super Hornet estadounidense o el Gripen sueco, en un negocio que podría ascender a US$4.000 millones.

El presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, declaró que Francia tiene una "ventaja comparativa excepcional" al ofrecerle a Brasil transferencia de tecnología junto con los aviones.

"Un país del tamaño de Brasil no puede comprar un producto de otro país y ese país no pasar la tecnología", dijo Lula a la agencia de noticias AFP. "Los franceses son el único país importante que está dispuesto a discutir con nosotros la transferencia de tecnología".

Si Francia se asegura la venta, sería su primera exportación de aviones Rafale, justo cuando se prepara para ofrecerlos a otros países como India y Libia. Además, Brasil podría ampliar la orden de compra en el futuro.

"Ayudar a Brasil"

Las razones por las cuales los franceses venden material militar a Brasil trascienden el plano económico y alcanzan los cálculos geopolíticos, explicó Dabène.

La idea de Francia es "ayudar a Brasil a asumir su papel de potencia y de líder en Sudamérica, y calmar un poco a los más peligrosos, como (el presidente venezolano Hugo) Chávez", indicó.

En su primera visita a Brasil, Sarkozy acordó con Lula en diciembre la venta de cinco submarinos (uno nuclear y cuatro Scorpène) y 50 helicópteros de transporte militar EC-725 a construirse en el país sudamericano.

En el marco de este acuerdo, que Sarkozy y Lula ratificarán este lunes, se prevé la transferencia de tecnología y la creación de un astillero naval para construir los submarinos en territorio brasileño.

Para financiar el negocio, el Senado brasileño autorizó la semana pasada al gobierno de Lula a pedir un préstamo equivalente a unos US$8.700 millones ante seis bancos europeos.

Contrapartidas

La estrategia francesa de priorizar su vínculo con Brasil en América Latina data de algunos años, pero fue reforzada durante la presidencia de Sarkozy.

París ha respaldado la aspiración de Brasilia de ser un miembro permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU y de tener más peso en organismos como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

A cambio, Sarkozy apuesta a tener un socio en la mesa global de negociaciones y lograr nuevos contratos con Brasil en áreas como infraestructura y energía, dijeron expertos.

Alfredo Valladao, director de la cátedra Mercosur del Instituto de Estudios Políticos de París, recordó que la empresa francesa Areva desea participar en la construcción de centrales nucleares para uso civil en Brasil.

"Hay un intento para llegar a un acuerdo donde Brasil dejaría participar a Areva y en contrapartida los franceses abrirían más las puertas de Europa para el etanol brasileño", indicó Valladao a BBC Mundo.

La comitiva que acompaña a Sarkozy a Brasilia está integrada por representantes de Areva y otras grandes empresas francesas, además de diferentes ministros de Estado.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.