Brasil se arma para "cuidar su territorio"

Lula da Silva y Nicolas Sarkozy
Image caption Ambos mandatarios pasaron de los submarinos a los cazas militares.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, anunció este lunes que su gobierno decidió “entrar en negociaciones” con la empresa francesa Dessault para adquirir 36 aviones de combate.

Lula realizó el anuncio en Brasilia, al lado del presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, quien se encuentra de visita en el país.

Como contrapartida, Francia se comprometió a comprar diez aeronaves de transporte militar, fabricadas por la Empresa Brasileña de Aeronáutica, Embraer.

Opine: ¿Más armas en América Latina?

Consultado sobre los detalles del acuerdo, el mandatario brasileño dijo que aún faltaba discutir los “pormenores” con sus ministros. Se trata de un negocio estimado en US$4.000 millones.

Por su parte Sarkozy también evitó dar precisiones, y afirmó que habrá “meses” de negociaciones antes de que se concrete un acuerdo definitivo.

“Fue igual que con los submarinos”, señaló el líder francés, en referencia al pacto firmado durante su última visita a Brasil, en diciembre de 2008, cuando Brasilia acordó comprar a París cuatro submarinos convencionales Scorpene y 50 helicópteros EC-725, y ambos países se comprometieron a construir conjuntamente un submarino nuclear.

“Preferencia”

El gobierno brasileño no aclaró si con este principio de acuerdo quedan fuera de la disputa la empresa estadounidense Beoing y la sueca Saab, que competían con Dessault por la licitación para la compra de los aviones caza.

En recientes declaraciones a medios franceses, el presidente Lula había afirmado tener “preferencia” por la empresa francesa, ya que ésta ofrecía la oportunidad de transferir tecnología a Brasil.

No obstante, el anuncio de este lunes llegó como una sorpresa, ya que originalmente la visita de Sarkozy tenía como objetivo formalizar los contratos militares firmados en diciembre pasado, por valor de US$12.000 millones.

Según Lula, representantes de ambos gobiernos alcanzaron el nuevo acuerdo tras una larga reunión que duró hasta la madrugada.

El asesor especial de la presidencia brasileña, Marco Aurélio Garcia, dijo que la compra de aviones de Embraer por parte de Francia fue sólo “parte” de las contrapartidas ofrecidas por el país europeo.

“Estamos consolidando definitivamente una asociación estratégica que iniciamos en 2005”, dijo Lula en rueda de prensa conjunta, tras el encuentro.

Petróleo

El mandatario brasileño citó la Amazonia y los nuevos hallazgos petrolíferos –conocidos como la capa presal- para justificar los nuevos acuerdos en el área de Defensa.

Según señaló, el objetivo es “cuidar el territorio”.

“El petróleo ya fue motivo de muchas guerras y no queremos ninguna guerra y ningún conflicto”, aclaró.

Según las previsiones de la Marina brasileña, el primer submarino francés –que fortalecerá la vigilancia naval del país- estará listo en 2015.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.