Venezuela, "patrullando" la revolución

Marcha en favor de Chávez
Image caption Los críticos creen que estas patrullas no son propias de un modelo democrático.

El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) avanza en la conformación de una nueva estructura de base que vigilará las actividades de gobiernos regionales, empresas, escuelas y otros sectores: las patrullas.

Son grupos reducidos de militantes (mínimo 10 y máximo 30 personas, según la modalidad) con los que el partido oficialista espera seguir de cerca la implementación del modelo socialista, llevando a la práctica -según portavoces- el carácter participativo y protagónico de su revolución.

Las hay territoriales y sectoriales. Las primeras comenzaron a conformarse en agosto y para finales de mes sumaban más de 60.000, según el coordinador de Organización del PSUV y alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez.

Este lunes, el PSUV instaló "puntos rojos" en las plazas centrales de las ciudades y sedes del partido en todo el país para la conformación de las patrullas sectoriales o de trabajadores, que funcionarán específicamente en empresas públicas y privadas. El partido espera incorporar a 2,5 millones de empleados y obreros a estas estructuras.

Los críticos ven con desconfianza la conformación de estas patrullas, que consideran responden a principios que no se ajustan al modelo democrático.

Lo que harán

Según Jorge Rodríguez, las patrullas territoriales están a cargo de ejercer la "contraloría social" de los organismos de gobierno. Deben denunciar "si hay algún tipo de irregularidad, algún manejo inconveniente, adecuado, ajeno a lo que debe ser la conducta revolucionaria" en la administración pública y ejecución de obras.

Las sectoriales harán un trabajo equivalente en las empresas: combatirán "cualquier situación irregular (…) que pueda afectar el proceso revolucionario". Pero además servirán para movilizar a la militancia con mayor eficiencia "cuando así lo requiera el momento político".

Por ejemplo, en fecha reciente el ministro de Educación, Héctor Navarro, anunció que las patrullas acudirán a las escuelas a vigilar el comienzo del año escolar, en vista del rechazo que algunos sectores de la oposición han manifestado frente a la nueva Ley Orgánica de Educación.

Los militantes "irán armados de argumentos para discutir la ley", señaló Navarro, quien aseguró que cumplirán con un fin didáctico y no proselitista.

El partido avanza también en planes para preparar intelectualmente a algunos de estos patrulleros a través del llamado Sistema de Formación Socialista Simón Rodríguez.

El sistema, que contará con una escuela del PSUV por región, impartirá cursos de formación intensivos de un año, para los "aspirantes a cuadros políticos", quienes estudiarán y vivirán durante ese tiempo en el centro en cuestión.

También habrá cursos nocturnos y de fines de semana, todos con el objeto de impulsar un "cambio de mentalidad" para tener "una sociedad más justa".

"No podemos decir que todos van a salir estalinistas o marxistas. Sólo vamos a dar herramientas para el análisis de la sociedad y su transformación. El socialismo lo construiremos desde abajo, y por eso la doctrina no existe, es un debate de ideas", señaló el coordinador del sistema, Jorge Arreaza, en declaraciones recientes.

La crítica

Desde la acera crítica, el politólogo John Magdaleno le dijo a BBC Mundo que las patrullas son una forma de organización partidista que no resulta preocupante desde el punto de vista de su preparación ideológica.

"Lo que sí me preocupa es que se asuma el modelo de patrullas para otras funciones de naturaleza social", dijo.

Magdaleno dijo que hace unos días se anunció la fusión de las patrullas con las milicias, lo cual representa un peligro potencial porque "pone en manos de individuos que tienen una parcialidad política funciones de seguridad y defensa".

"No recuerdo que una estructura organizativa de esa naturaleza se haya implementado nunca en Venezuela y menos en condiciones democráticas. Es copiado de la estructura militar", opinó por su parte el ex parlamentario y dirigente de izquierda, Felipe Mujica.

Como Magdaleno, Mujica señaló que el PSUV es "autónomo en decidir lo que mejor les parezca", pero indicó que la fórmula "no se compadece con lo que es un partido político" ni con "los desarrollos democráticos del país".

Por esto mismo, le dijo el dirigente político a BBC Mundo, el oficialismo "ha fracasado en otros intentos por militarizar las estructuras políticas". En su opinión "el esquema no va a tener aplicación".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.