EE.UU.: "más" presión contra Honduras

Manifestación contra el gobierno interino de Roberto Micheletti en Tegucigalpa, 10 septiembre 2009
Image caption Las manifestaciones contra Micheletti siguen sucediéndose en las calles de Tegucigalpa.

El presidente interino de Honduras, Roberto Micheletti, denunció que Estados Unidos suspendió su visado diplomático y de turista de entrada a ese país.

Según él, también se habrían visto afectados por la medida el canciller, Carlos López, y 14 magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

Micheletti dijo desde San Pedro Sula, en el norte del país, que fue informado de ello a través del consulado estadounidense en Tegucigalpa.

Agregó que se molestó al descubrir que le enviaron la carta “no como presidente de Honduras” sino como titular del parlamento, su cargo anterior.

A pesar de ello, Micheletti aseguró a una cadena local que no cederá a las presiones de Washington que busca el retorno de Manuel Zelaya.

Éste último fue depuesto en un golpe militar el pasado 28 de junio cuando se disponía a celebrar una consulta popular para establecer la reelección presidencial, prohibida por la constitución.

Lea: El FMI "presiona" a Honduras

Ningún paso atrás

“No vamos a dar un paso atrás. Los hondureños tenemos dignidad”, dijo Micheletti.

Aunque aseguró que “EE.UU. siempre ha sido amigo de Honduras y que lo seguirá siendo por la eternidad”.

Micheletti añadió que la mayoría del pueblo hondureño apoya las decisiones de su gobierno.

Además dijo que el Acuerdo de San José, propuesto por el presidente costarricense Óscar Arias, mediador en el conflicto hondureño, no puede firmarse si no se basa en la constitución de Honduras.

Hace unos días, Washington anunció la suspensión de una ayuda financiera de US$30 millones a Tegucigalpa, como una medida de presión más para lograr el retorno de Zelaya.

Poco después, el Fondo Monetario Internacional anunció que el gobierno interino hondureño no podría usar los US$163 millones acreditados en su cuenta.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.