Drogadictos, las víctimas en Ciudad Juárez

Centro de rehabilitación en Ciudad Juárez
Image caption Nueve hombres y una mujer murieron en el segundo ataque a un centro de rehabilitación en menos de un mes.

Era la noche en que México festejaba su independencia. En el centro de rehabilitación de drogadictos Anexo de Vida de Ciudad Juárez, Chihuahua, en el norte del país, varios jóvenes descansaban mientras otros veían una pelea de boxeo por televisión.

De pronto un comando armado irrumpió en la habitación y arrojó una granada hacia el grupo. Luego disparó a los sobrevivientes con fusiles de asalto.

Nueve hombres y una mujer murieron en el segundo ataque que se comete a un centro de rehabilitación en Ciudad Juárez en menos de un mes.

Al tiempo se conoció del cierre de al menos nueve de los más de 60 centros de rehabilitación de drogadictos que existen en la ciudad. Sin embargo, los motivos aún no están claros. Mientras que Prensa Latina cita al secretario de Seguridad Pública del estado, Víctor Valencia, diciendo que el cierre se debe a la violencia desatada en esas instituciones.

Sin embargo, el diario El Universal cita a Óscar Villalobos, secretario de Fomento Social, quien dijo que se había intensificado la revisión de estos centros porque no todos cumplen con la norma de operar. Indicó que de los 62 que existen se han verificado 32 y cerrado nueve.

Sobre la última matanza, el alcalde de Ciudad Juárez, José Reyes, dijo que forma parte de la guerra entre los carteles de Sinaloa y Juárez, que buscan controlar el tráfico de drogas en la región.

La persistencia de los ataques alarmó la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), que pidió investigar otras causas de las masacres.

"Pueden ser crímenes de odio o una intención de limpieza social hacia los jóvenes adictos", le dijo a BBC Mundo Gustavo De la Rosa, presidente de la CEDH.

Las autoridades han dicho que no existen elementos para fundamentar esta hipótesis.

Los responsables

El ataque a Anexo de Vida es el sexto que se comete en un año contra centros de rehabilitación de Ciudad Juárez.

Image caption Éste es el sexto que se comete en un año contra centros de rehabilitación de la ciudad.

De acuerdo con la Procuraduría de Justicia de Chihuahua, los responsables de esta matanza podrían ser los mismos que el 3 de septiembre fusilaron a 18 jóvenes en el albergue El Aliviane.

"El modus operandi es el mismo y sí pudieran tener una relación", dijo el subprocurador Alejandro Pariente.

Por esta masacre el Ejército detuvo a José Rodolfo Escajeda, conocido como "El Rikín" y considerado como uno de los líderes principales del Cártel de Juárez.

La procuradora Patricia González dijo que la banda de "El Rikín", formada por 15 sicarios, sería responsable de al menos 800 homicidios cometidos en Ciudad Juárez.

"Los Malandros"

El presidente de la CEDH dice que los jóvenes drogadictos son víctimas de asesinos seriales, como ocurrió con los feminicidios ocurridos desde hace una década en la ciudad.

En dos años más de 3.200 personas han sido asesinadas en esta ciudad fronteriza, considerada por el gobierno federal como una de las zonas más violentas de México.

Del total de víctimas unos 500 eran jóvenes adictos a las drogas, según datos de la CEDH.

Casi todos tenían el mismo perfil: jóvenes menores de 30 años, adictos a las drogas, sin empleo fijo y que con frecuencia se dedican al menudeo de droga, explicó De la Rosa.

En la frontera de Chihuahua, a estos jóvenes se les conoce como "malandros" o "vendedores de a cinco", el número de dosis que los carteles les entregan para su venta.

En algunos casos, los asesinos de estos jóvenes han dejado mensajes de odio.

"Son carteles que dicen: 'lo matamos por malandro o por ladrón'", señaló el presidente de la CEDH.

Image caption 20 personas fueron asesinadas en Ciudad Juárez mientras se celebraba "El Grito".

Muchos "malandros" acuden a los centros de rehabilitación que hay en Ciudad Juárez. Por eso De la Rosa pidió que se investiguen otras causas ajenas a la guerra de narcotraficantes.

Festejo empañado

El ataque a Anexo de Vida ocurrió horas después que 1.000 soldados que vigilaban la ciudad fueran sustituidos por policías.

Cuando ocurrió la matanza la mayor parte de los efectivos vigilaban la ceremonia de "El Grito" de la independencia, en el centro de Ciudad Juárez.

La vigilancia fue parte de una estrategia aplicada en todas las ciudades mexicanas, ante la amenaza de atentados por parte de narcotraficantes.

Esa noche 20 personas fueron asesinadas en Ciudad Juárez.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.