Es "aterrador" el panorama de los medios

Participantes en la conferencia de la SIP
Image caption En el encuentro estuvo presente el ex presidente peruano Alejandro Toledo al lado del presidente de la SIP, Enrique Santos.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) denunció que crecientes amenazas contra la libertad de expresión se expanden por América Latina sin cortapisas, en una reunión efectuada en la capital venezolana este viernes.

"Venezuela es el abanderado que ha marcado la línea que todos han seguido con el mismo fin: controlar la información", dijo el vicepresidente de la SIP, Gonzalo Marroquín, quien calificó el panorama de "aterrador", pero apenas un "abreboca" para "el futuro que parece que puede ser peor".

El encuentro contó con la participación de los ex presidentes de Bolivia y Perú, Carlos Mesa y Alejandro Toledo, amén de editores de periódicos de todo el continente.

Por su parte, el gobierno venezolano condenó lo que llamó la "dictadura mediática" que dijo impera en el país y el resto del continente, en un encuentro sobre "Contrainformación y Comunicación popular", organizado en paralelo al encuentro de la SIP.

La ministra de Información, Blanca Eckouth dijo que los medios están "tratando de oscurecer la verdad, tratando de mentir, pero no han podido y no podrán".

La Asamblea Nacional de Venezuela publicó un acuerdo contra la organización, en el que alerta al pueblo venezolano a estar alerta frente a lo que considera es un intento de intromisión, que busca "arrojar dudas y confusión acerca del modelo democrático" del presidente Hugo Chávez.

La voz de la experiencia

Los estrechos pasillos que conducían al auditorio donde se celebraba la reunión de la SIP parecían este viernes un pequeño microcosmos de las tensiones y contradicciones que parecen atrapar a los periodistas que trabajan en medios venezolanos.

En una esquina, y aplicando una modalidad que podría llamarse "periodismo de shock" (que busca generar una reacción intempestiva en el entrevistado), un reportero de un medio comunitario pro oficialista perseguía al presidente de la SIP, el colombiano Enrique Santos Calderón, con un solo tema: "¿su implicación en la parapolítica? Háblenos de su implicación en la parapolítica…".

En otra, una reportera de un diario crítico se disculpaba con un colega de un medio público por un incidente no especificado durante una ronda de preguntas: "no es contigo, chamo, tú y yo nos conocemos, pero es que no lo soporto…(al colega del medio comunitario).

En el campo de la tensión entre el gobierno y los medios críticos, los periodistas están en la línea de fuego. ¿Cómo se traduce esta tensión en la práctica de su profesión? Parece haber un consenso en que las cosas han cambiado, como muestran algunas de las opiniones recogidas por BBC Mundo entre varios periodistas locales:

"(Trabajar como periodista hoy) es como caminar en la cuerda floja o sobre fuego, y a veces sobre vidrio. El que trata de ser 'objetivo' o balanceado, de un lado lo acusan de escuálido (opositor) y del otro de chavista".

"Aunque se busque la otra parte hay un problema de acceso a la información. Vas a un ministerio y no te dan nada, tiene que estar autorizado por Chávez (...) Hay muchos actos a los que sólo son invitados los medios oficiales. Y cuando hay acceso, se impone una 'ronda de preguntas', de tres o cinco, para periodistas elegidos en un aparente sorteo".

"La frase favorita es 'no estoy autorizado para declarar'. Una vez un señor en un mercado, que vendía pasas, me dijo que no me podía hablar porque vivía cerca de Miraflores (palacio presidencial) y lo mataban. Se ha impuesto la sociedad del miedo y del silencio".

"En cuanto a censura, no es que la haya. Pero a veces te dicen que pongas la declaración 'cortica', por el lado menos polémico, que le bajes el tono. Si es muy estridente, puede ser que no la puedas sacar. También hay gente del gobierno que es intocable, que uno no puede nombrar".

"En algunos periódicos el problema es otro: los periodistas tienen libertad de escribir, pero les dan espacios pequeños y los obligan a poner ciertos títulos".

"Buscar las dos partes de la noticia es parte del trabajo. Pero antes de sacar una historia, una investigación, uno tiene que tener todo listo, todo en papeles, hasta consultas con el departamento legal por si viene una demanda".

"Lo más complicado es la cobertura de Chávez. Hay que ponerlo todo muy literal, ni una palabra fuera de la línea. Se está haciendo Periodismo I (periodismo básico).

"Otra mala maña es que llamen (los portavoces oficiales) a los canales a reclamar porque uno hizo una pregunta incómoda. Llaman y dicen 'controlen a su gente'. Hay colegas a los que los han regañado. Es que la realidad es incómoda".

"Otra cosa es la jerarquización de las noticias. Antes la primera noticia era las más importante. Ahora es el uno por uno: una de la oposición y otra del gobierno. Y ellos creen que eso es imparcialidad. Lo que están buscando es que no los cierren, pero al final los cierran igual".

"La autocensura es parte de nuestra vida. La hemos asumido como una autorregulación".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.