México en crisis por la basura

Camiones de basura en Ciudad de México (Foto:17/09/2009)
Image caption Las autoridades definen el problema como “el enemigo público número uno”.

La Ciudad de México -que produce 12.500 toneladas de basura al día- vive una crisis para procesar sus desperdicios, pues las lluvias inundaron la zona donde se almacenaN la mayoría de los desechos que ahora se acumulan en las calles.

Autoridades locales reconocieron que hay riesgos sanitarios por la emergencia, además de la posibilidad de congestionar el sistema de drenaje de la ciudad a donde van a parar los desperdicios arrastrados por la lluvia.

"La basura es nuestro enemigo público número uno", dijo el secretario de Protección Civil, José Elías Moreno.

Hace diez días la zona conocida como el Bordo Poniente, donde la ciudad concentra la mayoría de los desechos, está inundada y los camiones que los transportan no han podido ingresar.

Decenas de unidades cargadas hasta con 30 toneladas de basura cada una están varadas a la espera de que baje el nivel del agua. Algunos conductores decidieron tirar los desechos en bosques y parques en los suburbios de la capital.

Basureros clandestinos

De acuerdo con las autoridades, durante una semana no se recolectó el 45% de la basura que se produce diariamente en la ciudad.

En algunos lugares como la delegación Miguel Hidalgo los basureros a cielo abierto aumentaron en 300%, según dijo el jefe delegacional Alfredo Vinalay.

El gobierno del Distrito Federal construye caminos alternos para ingresar al Bordo Poniente y depositar la basura, pues los originales están anegados o cubiertos de lodo.

El secretario de Obras, Fernando Aboitiz, indicó que la crisis podría resolverse esta semana.

Crisis ecológica

Pero superar la emergencia no resolverá el problema de la capital mexicana para procesar sus desechos, advirtió la Secretaría de Medio Ambiente.

Image caption Las autoridades reconocieron que hay riesgos sanitarios por la emergencia.

Y es que el Bordo Poniente, un relleno sanitario de 600 hectáreas que curiosamente se encuentra al oriente de la capital, debió cerrar el año pasado pues ha superado su capacidad para recibir y procesar la basura.

Actualmente en el sitio hay enterrados 70 millones de toneladas de desperdicios, que se acumulan en montículos de hasta 15 metros por encima de la superficie.

Es el relleno sanitario más grande de América Latina. Su superficie equivale a 13 veces el territorio de la Ciudad del Vaticano y según datos oficiales, con la basura que se genera diariamente en la capital mexicana se podría llenar cuatro veces el Estadio Azteca, uno de los más grandes del mundo con capacidad para 110 mil espectadores.

La Comisión Nacional del Agua advirtió sobre una eventual crisis ecológica, pues el exceso de basura produce gas metano y lixiviados que podrían contaminar los mantos freáticos de la zona.

Según la dependencia, el exceso de basura provoca hundimientos de hasta 40 centímetros al año en la zona.

El gobierno de la capital, en cambio, ha dicho que el Bordo Poniente aún puede recibir basura durante algunos años más.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.