Uruguay: ¿por qué hay más indecisos?

Campaña en Uruguay
Image caption Los candidatos apelan a los indecisos con publicidad callejera.

A poco más de 20 días de las elecciones presidenciales, el número de indecisos no está disminuyendo, como sería de esperar, sino que por el contrario ha aumentado de forma inédita.

Según una encuesta de la consultora de opinión Equipos MORI difundida este martes, el 12% de los uruguayos no han decidido por quien votarán cuando deban concurrir a las urnas de forma obligatoria el próximo 25 de octubre.

La cifra aumentó cinco puntos porcentuales en un mes. "Esto es muchísimo en la recta final de una campaña electoral, y los estudios de Equipos MORI de los últimos 20 años no encuentran antecedentes similares.

Para tener como referencia, a la misma altura de la elección de 2004 los indecisos eran apenas el 8%, que era más o menos lo que teníamos ahora hasta agosto", indicó Ignacio Zuasnábar, director de opinión pública de la empresa.

El analista le dijo a BBC Mundo que los candidatos "no están dando con el tono adecuado. Por un lado, sus discursos, más cargados ideológicamente, están expulsando a los votantes más de centro, y por otro, ha habido cosas fuera de libreto, comentarios fuera de lugar, que llevaron a algunos votantes que ya estaban decididos a abandonar su opción", explicó.

Campaña agresiva

La politóloga de la Universidad de Montevideo Rosario Queirolo considera que hay dos factores que incidieron en el incremento en el número de indecisos. El primero, que "la campaña se ha vuelto muy negativa, ha habido confrontaciones sobre temas que pueden ser considerados como personales, cosas que el electorado puede entender que son irrelevantes o accesorias, y se cansa".

El otro, continúa Queirolo, "es que haya gente que a pesar de que va a seguir votándolos no se sienta cómoda en decirlo porque los candidatos le dan vergüenza y no se lo quieren decir ni al encuestador ni a nadie".

¿Pero por qué tendrían vergüenza los uruguayos de decir a quién votan? Por el comportamiento de los principales candidatos en las últimas semanas.

En la semana anterior, declaraciones del candidato del oficialista Frente Amplio (FA), José Mujica, que desde hace meses lidera las encuestas, generaron un gran revuelo con repercusiones hasta en Argentina. En una entrevista al diario argentino La Nación, el ex guerrillero tupamaro dijo no confiar en la Justicia.

En el libro Pepe coloquios, publicado esa misma semana, hizo comentarios negativos sobre grupos políticos argentinos, calificó al matrimonio Kirchner de "patoteros" (delincuentes) y criticó a sectores que conforman su propio frente, como el Partido Socialista, del que dijo que se convirtió en "una máquina de conseguir puestos" dentro del Estado.

Candidatos uruguayos ofenden a Argentina

Por otra parte, declaraciones de su principal rival, el candidato del Partido Nacional (PN), Luis Alberto Lacalle, también generaron controversia. El ex presidente dijo que si fuera un inversor extranjero esperaría hasta después de las elecciones para invertir en Uruguay, "algo que fue interpretado como una falta de juego limpio hacia el gobierno y el país en su conjunto", indicó Zuasnábar.

Más recientemente, el candidato calificó de "atorrantes" (holgazanes) a los beneficiarios del Plan de Emergencia, un programa instrumentado por el gobierno de Tabaré Vázquez para ayudar a las familias más pobres.

Tampoco faltaron los agravios cruzados entre los candidatos, donde Mujica catalogó de "aristocrático" a su rival, quien respondió diciendo que Mujica vive en "una cueva, un sucucho", en referencia a su granja en las afueras de Montevideo.

Repercusiones en votos

Los tirones de oreja se hicieron sentir rápidamente para Mujica, quien hizo una autocrítica y pidió disculpas por sus declaraciones, luego de que el presidente Tabaré Vázquez dijera durante una gira en Estados Unidos que el candidato de su propio partido había dicho "estupideces".

Las encuestas indican, sin embargo, que quien más ha perdido puntos ha sido el PN y no el FA, que, sin embargo, ha detenido su crecimiento. La encuesta de Equipos indica que el 44% de los votantes se inclina por el FA y el 30% por el PN. El mes anterior las cifras habían sido del 45% y 34% respectivamente.

"Una de las explicaciones puede ser que los votantes de Mujica saben que él es así, que a veces dice lo que no se debería decir, lo que no es políticamente correcto. Entonces sus últimas declaraciones se vieron como más de lo mismo, no es algo que rompa con su estilo", sostiene Quierolo.

Image caption Algunos piensan que Lacalle podría haber perdido su imagen de candidato moderado.

En cambio, considera que las últimas declaraciones de Lacalle van en contra de la imagen que el candidato había construido hasta las elecciones internas, "de un candidato mesurado, que trataba de evitar los conflictos, se mostraba mucho más humilde".

Todo puede pasar

Los analistas coinciden en señalar que las próximas semanas de campaña serán decisivas para determinar hacia dónde se volcarán los indecisos.

Según Zuasnábar, el alto nivel de indecisión da lugar a muchos resultados posibles. "No se puede descartar completamente un triunfo del FA en primera vuelta, ni tampoco que haya un balotaje (segunda vuelta)".

Por lo pronto, los dos candidatos se comprometieron a enfocarse únicamente en propuestas y dejar de lado los agravios.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.