Crisis colapsa comercio en Centroamérica

Frontera en Honduras
Image caption Por su posición geográfica, prácticamente todas las mercancías que se comercian en la región deben cruzar por Honduras.

El conflicto político por el golpe de estado en Honduras afectó a todo el comercio en Centroamérica. Empresarios de Guatemala, El Salvador y Costa Rica reportan pérdidas de varios millones de dólares al día por el cierre de las fronteras, especialmente en los periodos de toque de queda establecidos por el gobierno de Roberto Micheletti.

Y es que por su posición geográfica, prácticamente todas las mercancías que se comercian en la región deben cruzar por territorio hondureño, explicaron.

"Es insostenible, le hemos pedido a los gobiernos, especialmente de Honduras, que clarifiquen esta situación por el bienestar de todos. No podemos durar mucho así", le dijo a BBC Mundo Fernando Monge, director de la Cámara de Comercio Exterior de Costa Rica.

El comercio de alimentos es el más perjudicado, aunque también hay pérdidas en maquiladoras de ropa y la venta de productos de plástico o enseres domésticos, por ejemplo.

El transporte de pasajeros también resulta afectado. Varias líneas de autobuses de El Salvador, Nicaragua y Guatemala cancelaron los viajes a las ciudades hondureñas por el cierre de carreteras durante el toque de queda.

Desempleo, otra consecuencia

En El Salvador uno de los sectores más afectados es el de la maquila, explicó Jorge Daboub, presidente de la Cámara de Comercio de ese país.

"Hay unos 12.000 puestos de trabajo que dependen a diario de la entrada de 16 contenedores de materia prima que llegan desde Honduras y cuando la frontera se cierra hay el riesgo de perder fuentes de trabajo", dijo en conversación con BBC Mundo.

El intercambio comercial entre ambos países es de US$2,6 millones diarios, indicó Daboub.

Además, la mayor parte de las exportaciones salvadoreñas a otras regiones, como Estados Unidos, se realizan por el Puerto de Cortés, en la costa atlántica de Honduras.

Para llegar al sitio es necesario cruzar todo el país, lo cual aumenta el riesgo de que los camiones con mercancía queden varados en las carreteras durante las horas de toque de queda.

Hasta ahora el intercambio comercial es relativamente normal, dijo el empresario. "Pero siempre hay riesgo, sobre todo por los disturbios en Tegucigalpa".

El cierre de fronteras ha obligado a acciones extremas. Recientemente un empresario salvadoreño sacrificó miles de aves que envió a Tegucigalpa, porque los militares hondureños impidieron el paso del camión.

"Estaban bajo el sol y empezaron a morirse, por eso mejor las ahogaron en un río", dijo Daboub.

Ausencia laboral

Para los empresarios de Guatemala el conflicto político en Honduras sale muy caro.

"Cuando se cierra la frontera nos afecta el comercio con Honduras, Costa Rica, Nicaragua y Panamá, porque sólo podemos pasar por El Salvador y eso limita a todos los demás", le dijo a BBC Mundo Javier Zepeda, presidente de la Cámara de Industria de Guatemala.

Las pérdidas de los empresarios guatemaltecos, durante los periodos de toque de queda, son de US$7,8 millones diarios.

No es todo. Decenas de contratos comerciales dejaron de cumplirse, además que cientos de personas que trabajan en empresas de las zonas fronterizas han dejado de asistir a sus labores.

"El estado de sitio que hay ahorita limita la movilidad de los trabajadores, además que se afectan las operaciones de negocios", indicó Zepeda.

Honduras es el tercer socio comercial de Guatemala. Como en el resto de Centroamérica, en este país el mayor problema es el comercio de alimentos básicos, especialmente lácteos, que se desperdician por no cruzar la frontera.

Una situación particularmente grave en Guatemala, donde hace dos semanas se decretó el estado de calamidad por la sequía y creciente desnutrición crónica en su población.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.