Conflicto laboral afecta a Buenos Aires

Manifestaciones contra Kraft en Argentina
Image caption Se espera que este jueves la empresa anuncie su decisión sobre la situación de los despedidos.

Un prolongado conflicto laboral en una empresa de alimentos -que ha generado una ola de protestas en la vía pública- ha convertido a Buenos Aires en un caos de calles cortadas y tránsito paralizado por segunda semana consecutiva.

El agravamiento de la disputa por una serie de despidos en la fábrica de galletas de capital estadounidense Kraft Foods, ubicado en las afueras de la capital argentina, llevó a que las autoridades provinciales y nacionales tomaran cartas en el asunto, para buscar poner fin a las manifestaciones.

La flamante embajadora estadounidense en Buenos Aires, Vilma Socorro Martínez, también expresó su preocupación y reclamó una "solución apropiada y duradera" al conflicto.

Las protestas fueron organizadas por el gremio de trabajadores de Kraft en rechazo al despido de 156 operarios en agosto.

Los manifestantes tomaron la empresa y realizaron sucesivos cortes de ruta en la principal vía de acceso que conecta la zona norte de la provincia -donde está ubicada la fábrica- con la capital.

Al mismo tiempo, grupos de izquierda afines a la protesta -entre ellos estudiantes y sindicalistas- llevaron a cabo un gran número de "piquetes" en puntos clave de la ciudad, colapsando por momentos el tránsito porteño.

Ver: Buenos Aires, "sitiada" por piquetes

El conflicto se exacerbó el viernes pasado luego de que las autoridades realizarán el desalojo de la planta, en un operativo que dejó una docena de heridos y 70 detenidos.

Repudio

La medida de fuerza dio pie a una nueva serie de protestas en repudio al accionar policial, que había sido ordenado por la justicia.

En tanto, la empresa anunció la reactivación de sus actividades esta semana, luego de que se puso fin a la toma de la fábrica, que duró más de un mes.

Los dueños de Kraft aceptaron el pedido del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, de buscar una solución al conflicto.

Tras una reunión con los ministros de Trabajo de la nación y de la provincia, los representantes de Kraft se comprometieron a evaluar la situación de los despedidos.

Se prevé que la empresa anuncie su decisión durante un nuevo encuentro entre las partes en disputa el jueves.

"Temor"

La situación de Kraft generó inquietud entre grupos de empresarios argentinos, que expresaron su temor de que la toma de la fábrica presagie el comienzo de una radicalización de las protestas sindicales en Argentina.

En un comunicado al que tuvo acceso BBC Mundo, la Unión Industrial Argentina (UIA) fustigó la "metodología abiertamente ilegal" adoptada por quienes ocuparon la planta

En una entrevista a una radio local este martes, el titular de UIA, Héctor Méndez, dijo sentir "preocupación y temor" por el conflicto en la empresa de alimentos, que –según afirmó- está generando "una tensión enorme" en las calles.

La sensación fue ratificada por diversos líderes empresariales, que advirtieron que la disputa podría perjudicar el clima de negocios en el país.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.