Colombia sin fiscal por puja política

Álvaro Uribe, presidente de Colombia
Image caption La elección de un nuevo fiscal ha revivido viejas tensiones entre Uribe y la Corte Suprema.

Por culpa del enfrentamiento entre el presidente colombiano, Álvaro Uribe, y la Corte Suprema de Justicia, ya han pasado dos meses sin que este tribunal elija al nuevo fiscal general de la Nación, el segundo cargo más importante de un país que tiene altos niveles de violencia e impunidad.

En el pulso, denominado "choque de trenes", confluyen viejas y nuevas tensiones entre el gobierno de Uribe y el máximo tribunal.

"Esta es una situación sin precedentes en la historia de Colombia", declara a BBC Mundo el jurista Eduardo Cifuentes, decano de Derecho de la Universidad de los Andes, quien fue Defensor del Pueblo y presidente de la Corte Constitucional.

Primero fueron las tensiones cuando la Corte inició investigaciones a varios políticos de la coalición de gobierno por vínculos con los paramilitares de derecha, luego las acciones legales de Uribe contra un magistrado y ahora los cuestionamientos a la terna de candidatos a fiscal.

El fiscal general, quien tiene a su cargo a más de 22.000 funcionarios, es elegido por la Corte Suprema para un período de cuatro años, de una terna que presenta el presidente de la República.

Terna "inviable"

Este jueves, los 23 magistrados del máximo tribunal se reunirán nuevamente para discutir el tema, pero todo indica que las mayorías insistirán en que los candidatos no son “viables” para ser elegidos como fiscal general.

La misma opinión mantiene una coalición de doce reconocidas organizaciones no gubernamentales, conocida como "Elección Visible", la cual ha pedido insistentemente el cambio de los candidatos.

Además de cuestionamientos que han surgido contra dos de los tres aspirantes, ningún miembro de la terna es abogado penalista y la Corte Suprema considera que este es un requisito fundamental, tras la adopción por parte de Colombia del sistema acusatorio y oral en materia penal.

Pero Uribe defiende vehementemente a sus candidatos y le exige a la Corte Suprema que cumpla con su deber. Al mismo tiempo, otros sectores impulsan acciones en contra de los magistrados.

Según Cifuentes, "tal y como se han planeado las posiciones, por parte del gobierno y la Corte, el horizonte es de una interinidad indefinida en la Fiscalía General de la Nación".

Y el problema, anota Cifuentes, es que ese choque "repercute negativamente en el esclarecimiento de muchos delitos y macrodelitos".

En declaraciones a BBC Mundo, Juan Manuel Charry,ex decano de Derecho de la Universidad del Rosario de Bogotá, admite que la situación "es muy grave".

Charry, sin embargo, cuestiona la posición de la Corte y dice que "no tiene argumentos jurídicos para no elegir fiscal general".

Por ahora, no se vaticina una solución a la vista y la Fiscalía General colombiana seguirá en esta suerte de limbo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.