Condones "por si los gringos"

Antonio Moreno
Image caption El lema de gobierno del alcalde Antonio Moreno es “Puerto Salgar, responsabilidad de todos y todas”.

"Por si los gringos, mejor la prevención". Así podría resumirse la idea del alcalde de un pueblo colombiano al que llegará un número indeterminado de militares de Estados Unidos.

El mandatario local está empeñado en hacer una campaña con las mujeres para evitar embarazos no deseados y la idea ya generó reacciones, entre ellas del ministro de Defensa y del cura párroco del pueblo.

Puerto Salgar está ubicado a 195 kilómetros al noroeste de Bogotá y allí funciona la base aérea de Palanquero, la más estratégica de las siete que podrán usar los estadounidenses cuando se firme un nuevo convenio militar con Colombia, que ha provocado una intensa polémica con los países de Suramérica.

El alcalde Antonio Moreno, cuyo lema de gobierno es "Puerto Salgar, responsabilidad de todos y todas", le dijo a BBC Mundo que apenas "está estudiando" la propuesta educativa para las mujeres y que lo está haciendo en compañía de una psicóloga y una trabajadora social.

"Queremos hacer talleres y charlas para inculcarles a las mujeres, adultas y jóvenes, que no se vayan a dejar convencer por la pinta (apariencia) de un gringo y dejarse embarazar, porque ellos (los estadounidenses) llegan y luego se van", explicó el mandatario.

"Ennoviarse, pero no embarazarse"

Cuando BBC Mundo le preguntó a Moreno si su idea es evitar el contacto de las mujeres de Puerto Salgar, que tiene 14.000 habitantes, con los estadounidenses, respondió que no. "Se pueden ennoviar, pero que no se dejen embarazar", añadió.

Sin embargo, enseguida dijo que él "sí está de acuerdo con la llegada de los militares de EE.UU.".

"El anuncio (de la llegada de militares foráneos) ha sido bien recibido en Puerto Salgar. Nosotros somos un pueblo pobre, donde falta el empleo. Pero los padres de familia, con sus hijas adolescentes, tienen que estar atentos", advirtió.

El alcalde insiste en que su proyecto todavía no está listo. "Estamos hablando con los rectores de los colegios y con los gremios de la ciudad", indica con cautela, tal vez por la reacción inicial de algunos, como el ministro de Defensa, Gabriel Silva.

Tan pronto como Moreno anunció la campaña, dio fechas de llegada y hasta un número de militares estadounidenses, Silva lo desmintió públicamente.

El gobierno colombiano ha dicho que en todo el país no habrá más de los 700 militares de EE.UU. que ya están autorizados gracias al Plan Colombia y que no se sabe cuándo se firmará el nuevo acuerdo con Washington.

"Propuesta ligera"

En el asunto intervino hasta el cura párroco de la iglesia de la Santísima Trinidad de Puerto Salgar, Germán Llano.

Al cura no le gusta mucho la propuesta del alcalde y, en declaraciones a BBC Mundo, dijo que le parece "ligera" y "precipitada".

"Son tan hombres los soldados colombianos de la base aérea de Palanquero como los de EE.UU. Y aquí no se ha visto un desenfreno sexual de los uniformados", dice el cura, quien lleva cuatro décadas en la zona.

La base aérea de Palanquero es una de las más antiguas de Colombia y comenzó a ser construida en 1931.

Llano insiste en que el pueblo "tiene su moral, donde se inculca el valor de la vida y se les habla a los padres del cuidado de sus hijos".

"Ya la comunidad sabe cómo tiene que cuidarse y acoger a los que llegan. Además, los militares estadounidenses tienen a sus superiores, que los guían y los mandan", señala Llano.

Antecedentes

Según Moreno, él no quiere que en su pueblo, donde el gobierno ha dicho que los estadounidenses invertirán unos 46 millones de dólares en la ampliación de la pista aérea, se repitan las historias que han sucedido en otros lugares de Colombia, teniendo en cuenta que los militares tendrán inmunidad judicial.

Uno de esos casos ocurrió en Melgar, 100 kilómetros al sur de Bogotá, donde Olga Lucía Castillo denunció que en 2007 que su hija de 12 años fue violada por un militar y un asesor civil de EE.UU.

Olga Lucía le relató a la revista Semana que cuando puso la queja por los hechos, "se rieron de mí y me dijeron (los estadounidenses) que tenían inmunidad. Yo ni sabía qué era eso".

El proceso judicial por esos hechos no avanzó en Colombia y la mujer y sus hijas tuvieron que salir de Melgar, según ellas por las amenazas que recibieron.

Moreno le dice a BBC Mundo que espera tener lista su propuesta educativa en una semana y aclara que algunos medios de comunicación lo malinterpretaron cuando anunciaron que la alcaldía repartirá condones entre las mujeres.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.