Venezuela: opositor niega plan magnicida

Manuel Rosales
Image caption Rosales alegó ser objeto de una persecución política.

El dirigente opositor venezolano en el exilio Manuel Rosales negó acusaciones según las cuales habría participado en planes para cometer un magnicidio en 1999 contra el presidente Hugo Chávez.

Rosales se refugió en Perú poco después de que la Fiscalía recomendara privarlo de su libertad de forma preventiva por una averiguación sobre presunta corrupción durante su gestión como gobernador del estado Zulia, en el occidente del país.

El dirigente, quien le disputó a Chávez la presidencia en las elecciones de 2006, alegó que era objeto de una persecución política. Ahora, portavoces del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) lo involucran en un supuesto plan para asesinar a su adversario cuando éste tenía menos de un año en el poder.

Horas antes de que ofreciera una rueda de prensa desde Lima, el diputado oficialista Mario Isea ratificó en un programa de la estatal Venezolana de Televisión que Rosales actuaba "como un comandante 'paraco' (paramilitar) dentro y fuera de Venezuela y eso es traición a la patria".

"Con esta información confirmada, el Estado venezolano tiene el derecho de solicitar la extradición de Rosales, ya que el asilo político no se puede otorgar a un criminal", dijo por su parte la periodista Eva Gollinger, simpatizante del gobierno venezolano.

El video

La denuncia partió de una entrevista en video con el paramilitar colombiano Geovanny Velásquez, quien se encuentra en prisión en su país, y quien le declaró al periódico Miami Herald y la cadena de televisión Al Jazeera que Rosales le había ofrecido a un grupo de compañeros la suma de US$25 millones para concretar el asesinato.

Semanas atrás, un ex funcionario del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) de Colombia, Rafael García, había hablado también de planes magnicidas.

Y este miércoles, Andrés Izarra, el presidente de la televisora Telesur, multiestatal creada por iniciativa del gobierno venezolano, indicó que espera obtener en breve grabaciones de otro líder paramilitar capturado, Jorge Iván Laverde, a quien se le habría encargado la tarea de ejecutar la misión.

El Ministerio Público informó de la designación de un fiscal para la investigación de estos alegatos.

"Plan diabólico"

Image caption El supuesto plan consistía en asesinar a Hugo Chávez en 1999, al poco de entrar al poder.

Desde Perú, Rosales calificó esta nueva acusación de un "plan diabólico", para el que han sido utilizados "todos los poderes del Estado".

El también ex alcalde de la occidental ciudad de Maracaibo mostró documentos de entrada y salida de la casa de gobernación, así como su pasaporte, para respaldar el argumento de que no se encontraba donde supuestamente se habría reunido con los paramilitares para planificar el magnicidio.

A la vez, dijo que lo querían meter a la cárcel para matarlo a él.

El líder opositor señaló que ésta era la quincuagésima séptima vez que el gobierno del presidente Hugo Chávez habla de supuestos complots para acabar con la vida del primer mandatario venezolano.

"El único plan en el que yo he estado para liquidar a Chávez es el plan electoral", señaló.

Portavoces oficialistas critican también las declaraciones de Rosales en el marco de su condición de asilado, pero éste replicó que había informado a la cancillería del país que le sirve de anfitrión antes de llevar a cabo la rueda de prensa.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.