Cuba: entre la verticalidad y el debate

Periódico cubano Juventud Rebelde (foto Raquel Pérez)
Image caption Juventud Rebelde se ha destacado en el último año por publicar artículos muy críticos.

El periódico Juventud Rebelde (JR), órgano oficial de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba, atacó este fin de semana la verticalidad social, señalando que se hace necesario abrirse al debate para “cambiar todo lo que tenga que ser cambiado”.

Este medio de prensa se ha destacado durante el último año por la publicación de reportajes y artículos de opinión muy críticos, tanto que en uno de ellos llegan a cuestionar a los aparatos de censura que controlan la prensa cubana.

Lea: Periódico cubano ataca la censura

Ahora el tema se dirige a eliminar las trabas que ponen algunos dirigentes para impedir que sus subordinados expresen libremente sus opiniones, algo relevante en momentos en los que se impulsa un nuevo debate en el país.

Llegan incluso a criticar al gobierno porque después de anteriores polémicas “no tenemos información de cuánto de lo propuesto, sugerido, criticado, va pasando al reino de las decisiones y los hechos constantes y sonantes”.

Lo establecido vs. lo soñado

Los periodistas de JR afirman que las frases “Viene de arriba” o “Es lo que está establecido” son “comodines al uso, que entumecen el criterio y silencian el debate, suelen tener un efecto francamente contrarrevolucionario”.

Se trata de cortapisas muy comunes en Cuba, palabras que bastan para que se termine cualquier discusión. Durante décadas, que algo “viniera de arriba” lo convertía en incuestionable. Ahora JR le adosa el calificativo político más duro que existe en el país.

Sostienen que “hay quienes te espetan las paralizantes frases lo mismo ante un reclamo en una asamblea que cuando exiges un derecho, o al menos una explicación. Así de rasantes, a rajatabla, los muy cercenadores”.

Aclarando que no se está llamando a una desobediencia civil, sostiene que la población debería cambiar la actitud, “habría que responderles, con todo el compromiso que entraña: ‘Pues esto viene de abajo’… ‘Y es lo que está soñado y pensado’”.

Cambiar lo obsoleto

Image caption En el Parlamento cubano nunca hubo un voto contrario a las propuestas oficiales.

EL periódico de los jóvenes comunistas profundiza aún más: “para fortalecer nuestra institucionalidad debemos privilegiar el análisis concienzudo de las imperfecciones, obsolescencias y absurdos en nuestras leyes y todo el tejido normativo de la sociedad”.

En este sentido reclama abrir las puertas para analizar y debatir todo: “No siempre lo legal es justo. Puede haber algo que aún esté establecido, y ya sea inoperante por obsoleto, o porque haya sido superado por la propia praxis social”.

Pide JR “ser dialécticos y, con sinceridad y transparencia, revisar y rectificar” y se apoya en un pensamiento de Fidel Castro que sostiene que la Revolución es “cambiar todo lo que tenga que ser cambiado”, agregando que “lamentablemente no se aplica siempre”.

Toca dos puntos medulares de la realidad política cubana cuando sostiene que “percibo la cabezota pesada del dogmatismo y la desenfrenada verticalidad, como una especie de momia desenfardelada en medio de la Cuba del siglo XXI”.

¿Socialismo del Siglo XXI?

El comentario aparece mientras se desarrolla un segundo debate nacional. Si el primero, realizado en el 2007, fue buscando identificar los problemas del país, el actual pretende que cada uno aporte soluciones concretas en su área de trabajo.

Pero el periódico descubre que no todos los que dirigen están en sintonía con esto, “hay quienes aplauden a Raúl cuando él defiende la sana discrepancia y luego se crispan y parapetan ante la divergencia de sus subordinados y cortan el diálogo”.

Pero tal vez los dos conceptos más importantes emitidos por JR estén en esta frase: “Las soluciones a nuestros propios problemas, la armazón del socialismo del siglo XXI, hay que construirlas con el consenso de todos, no importa el credo”.

En esas 25 palabras parecen proponer construir el Socialismo del siglo XXI -un modelo diferente al utilizado hasta ahora en Cuba- y reconocen la necesidad de hacerlo incluyendo a todos los cubanos, sin importar el credo que profesen.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.