Cubanos ya navegan en internet

Virginia Gonzalez ve la pantalla de su computador (Foto: Raquel Pérez)
Image caption Virginia estuvo navegando y accedió sin problemas a la página de BBC Mundo, pero incluso podría haber entrado en los periódicos cubanos de Miami.

De forma casi imperceptible, el gobierno de Raúl Castro autorizó el acceso de todos los cubanos a internet. Nada se ha dicho en los discursos políticos al respecto y tampoco se publicó la noticia en los medios nacionales de prensa.

La eliminación de esta prohibición tiene una trascendencia enorme porque reconoce el derecho a la libre información de los ciudadanos. Aunque la mayoría de la población aun no lo sepa, ya tiene la libertad de acceder a toda la prensa mundial.

El Ministro de la Informática, Comandante Ramiro Valdés, autorizó a Correos de Cuba para que instale cibercafé en sus sucursales. La medida se aplica con la lentitud típica de la burocracia cubana y dos meses después aún no hay ningún correo habilitado.

Sin embargo, cualquier ciudadano cubano ya puede entrar a los hoteles y centros de comunicación, comprar una tarjeta y conectarse a la red, accediendo a los sitios que estime conveniente, incluyendo a los principales periódicos de Miami.

Virginia lee BBC Mundo

Image caption Cualquier cubano puede entrar a los hoteles turísticos y desde el pasado año incluso hospedarse.

Acompañamos a Virginia Gonzalez al cibercafé del Hotel Nacional, en el centro de la ciudad. Nadie impidió que esta joven cubana de 20 años entrara al Centro de Negocios, donde solicitó una tarjeta de Internet y una computadora para conectarse.

Al entrar se encontró a la encargada del lugar, Elianet, quien le solicitó “pasaporte o carnet de identidad cubano”, le entregó una tarjeta de una hora, le cobró CUC 10 (U$12) y la acompañó hasta una de las amplias cabinas individuales.

Virginia raspó la tarjeta y escribió en la computadora el nombre de usuario y la contraseña indicada en ella. Inmediatamente apareció Google en la pantalla y penetramos en el ciberespacio hasta llegar a la página de BBC Mundo.

Mientras estuvimos en el cibercafé del hotel Nacional había navegando en internet turistas, cubanos y extranjeros residentes en la isla. “El precio de la tarjeta es caro”, nos dice Virginia pero reconoce que “es bueno que ya no esté prohibido”.

“Yo no sé qué sitios visitan”

Image caption La administradora del cibercafé nos explica que hace semanas que los cubanos están conectándose.

Elianet Domas, encargada del cibercafé del hotel Nacional dijo a BBC Mundo que “desde hace un tiempo ya están viniendo cubanos a conectarse a internet, fundamentalmente personas que viven en las cercanías, en el Vedado”.

Reconoce que “en este centro la conexión es un poco más cara porque se trata de un hotel de 5 Estrellas” pero agrega que en otros lugares es más barato: “Hay hoteles y centros de comunicación donde cuesta CUC 6 (U$7) la hora”.

“Nosotros les vendemos la tarjeta y ellos se meten en una de las cabinas con computadora para navegar. Colocan el nombre de usuario y la contraseña y ya está, es igual que en los demás lugares”, nos explica la joven trabajadora del hotel.

Aseguró que no existe ningún tipo de censura por parte del hotel y afirma que desde su puesto no puede controlar las demás computadoras. “Yo no sé qué sitios visitan ni que paginas bajan. Mi única función es dar a los clientes el mejor servicio posible”, dijo a BBC Mundo.

Precios muy caros

Image caption Cualquier cubano puede comprar su tarjeta y navegar por internet en los cibercafé de los hoteles.

Para la disidencia el fin de la prohibición ha tenido alguna consecuencia negativa. La presidenta de la Asamblea para la Sociedad Civil, Marta Beatriz Roque, informó a BBC Mundo que las embajadas europeas que les daban acceso a internet, dejaron de hacerlo.

Sin embargo, la treintena de blogs opositores, encabezados por “Generación Y” de Yoani Sanchez, se beneficiaron con la medida. De hecho ellos administran sus blogs utilizando la conexión de los hoteles, según confirmó a BBC Mundo la propia Yoani.

Todos los cubanos consultados coinciden en que el precio del servicio es excesivo. Las autoridades culpan de eso al bloqueo estadounidense, que impide el uso de cables submarinos y obliga a realizar todas las comunicaciones vía satélite.

También se acusa a EE.UU. por el escaso ancho de banda. Según La Habana, Washington presiona a las empresas de internet para que limiten el acceso que dan a la isla. Algunas compañías incluso impiden a los cibernautas cubanos utilizar sus servicios.

Sin embargo, tanto el precio de conexión como el ancho de banda podrían mejorarse muy pronto. El próximo año Venezuela se unirá a Cuba con un cable submarino y en Washington el presidente Obama autorizó a las empresas de comunicaciones a negociar con La Habana.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.