Zelaya fija plazo para su restitución

Manuel Zelaya en la embajada de Brasil en Tegucigalpa el 7 de octubre
Image caption Zelaya dijo que si no es restituido antes del 15 de octubre, deberá correrse el calendario electoral.

En el comienzo de una nueva ronda de negociaciones para resolver la crisis en Honduras con la mediación de la Organización de Estados Americanos (OEA), el mandatario depuesto Manuel Zelaya reclamó ser restituido antes del 15 de octubre.

Al reunirse con los cancilleres del organismo americano, el presidente interino Roberto Micheletti, en tanto, dijo estar dispuesto a dejar el poder, sólo si Zelaya desiste de su intención de volver a la presidencia.

El regreso al poder del jefe de Estado, depuesto el pasado 28 de junio mediante un golpe de Estado, es el punto central del diálogo que se inició este miércoles entre representantes de Zelaya y del presidente interino, Roberto Micheletti, a instancias de la OEA.

Lea: La OEA se la juega en Honduras

"Advertimos que de no restituir al presidente antes del 15 de octubre se debe correr el calendario electoral", señaló un comunicado del mandatario, leído en una radioemisora hondureña por uno de sus asesores.

Las elecciones presidenciales están convocadas para el próximo 29 de noviembre. Para Zelaya, los comicios serán "automáticamente inválidos" si no regresa a la presidencia en ocho días.

"Aprovechamos la ocasión para insistir en la necesidad de mantener posiciones firmes e indeclinables ante las maniobras del régimen de facto que pretende prolongarse en el poder", agrega en el comunicado Zelaya.

Diálogo abierto

Por su parte, Juan Barahona, dirigente del Frente Nacional de Resistencia contra el golpe de Estado y delegado de Zelaya en el presente diálogo con el gobierno interino, afirmó que el regreso del mandatario a la presidencia hondureña "no es negociable" y también reclamó un plazo para hacerlo.

Image caption Los delegados de Zelaya y del gobierno de Micheletti abrieron el diálogo supervisado por la OEA.

"Lo único que podemos dialogar con el gobierno de facto", añadió, "es que fije la fecha de su retiro del poder y el retorno inmediato de los militares a sus cuarteles en una fecha que no puede ser posterior al 15 de octubre del presente año".

Mientras, los delegados de Zelaya y del gobierno de Micheletti abrieron el diálogo en la capital hondureña, supervisado por la OEA y bajo fuerte presencia militar.

Militares custodian las calles y el hotel de Tegucigalpa donde se desarrolla la reunión, y agentes antimotines reprimieron una manifestación de zelayistas cerca de la embajada de Brasil, donde el mandatario depuesto permanece refugiado desde el 21 de septiembre.

Sin recriminaciones

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, cinco cancilleres, el subsecretario de Estado de Estados Unidos para América Latina, Thomas Shannon, y otros cuatro vicecancilleres instalaron la mesa de diálogo a las 12:20 hora local (18:20 GMT).

Las conversaciones se iniciaron con las palabras del canciller del gobierno interino, Carlos López.

Image caption Esta es la segunda delegación de cancilleres que viaja a Tegucigalpa tras la crisis.

"No estamos aquí para hacer recriminaciones mutuas. Estamos aquí para buscar soluciones concretas a una situación que no puede prolongarse", destacó por su parte Insulza, cuyo discurso fue seguido por el representante zelayista Victor Meza, que lidera la delegación del depuesto mandatario.

Esta es la segunda delegación de cancilleres que viaja a Tegucigalpa en busca de una solución a la crisis que se inició con el golpe de Estado que destituyó a Zelaya el 28 de junio.

Micheletti convocó al diálogo la noche del martes.

Según está previsto en el programa oficial de esta ronda de negociaciones, las delegaciones se reunían este miércoles con Micheletti y este jueves con Zelaya, según indicó Bruno Garcez, enviado de la BBC a Tegucigalpa.

Al final del día, los participantes en la reunión concederán una rueda de prensa, agregó Garcez.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.