Honduras: la OEA se va sin resolver

La delegación diplomática responsable de la última ronda de diálogo entre las partes en conflicto en Honduras, salió este jueves del país con pocas señales de progreso en su intento de resolver la crisis política hondureña.

Image caption Las partes en conflicto dieron pocas señales de avance en el diálogo.

La misión, liderada por la Organización de Estados Americanos (OEA), había lanzado las negociaciones este miércoles entre representantes del gobierno interino de Roberto Micheletti y del presidente depuesto Manuel Zelaya.

Sin embargo, la docena de cancilleres y vice cancilleres que viajaron a Tegucigalpa no lograron destrabar la crisis, originada con el golpe de Estado del pasado 28 de junio en el que se expulsó a Zelaya del país.

No obstante, la OEA afirmó en un comunicado estar "convencida de que el diálogo que se ha iniciado con la participación directa de las partes podría llevar a un arreglo de la crisis".

Participe: ¿Quién cederá primero?

Pocas señales

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, cinco cancilleres, el subsecretario de Estado de Estados Unidos para América Latina, Thomas Shannon, y otros cuatro vicecancilleres instalaron la mesa de diálogo el miércoles.

El corresponsal de la BBC, Charles Scanlon, señaló que a pesar del optimismo en la declaración de la OEA, "hubo pocas señales de movimiento de los dos campos en Honduras" tras la salida del grupo de Tegucigalpa.

Lo único que acordaron las dos delegaciones es una agenda que incluye, en su primer punto, discutir el Acuerdo de San José promovido por el presidente de Costa Rica, Oscar Arias.

Micheletti ha insistido en su posición de rechazar la restitución del depuesto mandatario, punto central de las negociaciones. Por su parte, Zelaya persiste en su regreso al poder.

Tiempo agotado

Corresponsales en Tegucigalpa indicaron que la drástica negativa de Micheletti incrementó la abierta desconfianza existente entre las dos partes antes de sentarse a conversar.

Image caption La misión diplomática incluyó al subsecretario de Estado de EE.UU. para América Latina, Thomas Shannon.

Según Scanlon, algunos han llegado a sugerir que el gobierno interino está tratando de ganar tiempo con las negociaciones.

Pero, indicó nuestro corresponsal, "con las elecciones presidenciales fijadas para finales de noviembre, el tiempo se acaba para ambas partes".

Los comicios están convocados para el próximo 29 de noviembre. Zelaya advirtió este miércoles que su restitución deberá efectuarse el 15 de octubre o de lo contrario pedirá cancelar el calendario electoral hondureño.

Para Zelaya, los comicios serán "automáticamente inválidos" si no regresa a la presidencia en esa fecha.

Igualmente, el gobierno interino sabe que, si lleva a cabo las votaciones sin antes pactar un acuerdo político, los resultados de las elecciones no serán reconocidos en el exterior, agregó nuestro corresponsal.

Táctica de Micheletti

Por su parte, Bruno Garces, enviado especial de la BBC a Tegucigalpa, destacó que el embajador de Brasil ante la OEA, Ruy Casaes, que participó en las negociaciones, calificó de positivo el diálogo.

A juicio de Casaes, la posición intransigente de Micheletti es más bien una táctica para el público interno hondureño.

"Durante las reuniones internas, su postura es más razonable", le dijo Casaes a la BBC.

Mientras, en Washington, el portavoz del departamento de Estado, Ian Kelly, dijo que era importante que las dos partes en conflicto hayan empezado a dialogar.

"Hubo un tono positivo en las reuniones (…) por primera vez, ha habido un encuentro mediado por los ministros de la OEA, entre las dos partes. Y creo que eso es importante".

Presión de Washington

Según analistas, la solución a la crisis depende en gran parte en la cantidad de presión que deseen ejercer EE.UU. y los líderes latinoamericanos sobre el gobierno instaurado en junio pasado.

Consideran que los seguidores de Micheletti en el Congreso y el ejército ya han dado señales de vacilación ante la presión internacional cuando le dijeron bien claro a Micheletti que se había pasado de la raya al imponer un estado de emergencia.

Si Washington estuviera en disposición de presionar aún más, podrían esperarse mayores concesiones de parte del gobierno interino.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.