Un país, ¿dos economías?

Vendedor de helados
Image caption Desde el entorno de Zelaya sostienen que la crisis política empeoró la situación laboral.

Mientras los ojos de los hondureños están puestos en las reuniones que se celebran entre el gobierno interino y la delegación del presidente depuesto en busca de una salida a la crisis política, ¿qué ocurre con los bolsillos del país?

Según funcionarios del gobierno interino de Roberto Micheletti, la economía "marcha por buen camino". Así lo confirmó a BBC Mundo la presidenta del Banco Central, Sandra Martínez de Midence, quien asumió el cargo horas después del derrocamiento de Manuel Zelaya a finales de junio.

Sin embargo, en opinión de una experta del Economist Intelligence Unit, Justine Thody, la realidad del país -donde la mitad de los siete millones de habitantes vive en condiciones de pobreza- difiere de estas afirmaciones.

La situación económica se ha visto especialmente agravada por la recesión en Estados Unidos -el principal importador de Honduras-, la suspensión de los créditos internacionales a raíz de los acontecimientos políticos y la caída en el flujo de remesas en los primeros nueve meses del año, un rubro de ingresos que ha llegado a representar el 25% del PBI del país.

Estos factores colaboran para que el crecimiento de Honduras en 2009 se prevea negativo.

Desde el entorno de Manuel Zelaya, son categóricos: "Ha habido un desplome importante de la economía no reconocido por el gobierno de facto, pero que se puede visualizar en la disminución del ingreso proveniente del turismo", aseguró a BBC Mundo Carlos Aguilar, ministro de Salud del gabinete del presidente depuesto.

Aguilar sostuvo que el turismo "ha caído un 70%".

"Nosotros manejamos que íbamos a tener un decrecimiento anual de entre -1% y -2%. Sin embargo, las cifras que tendremos depuradas dentro de una semana muestran que la situación ha mejorado en cierto sentido, y el impacto no va a ser de la magnitud esperada, de forma que el decrecimiento va andar en torno al -1,5%", dijo De Midence a BBC Mundo.

"A pesar de que Honduras está inmersa en una crisis política, los resultados que va a registrar la economía no van a diferir del resto de los países del área centroamericana", agregó.

Para Thody en cambio, la crisis política no ha hecho sino "agravar la crisis económica que Honduras ya sufría, como muchas otras economías centroamericanas, tan dependientes del mercado estadounidense".

"La de Honduras es una de las economías más pobres de la región y es fuertemente dependiente del crédito internacional, y buena parte de éste ha sido suspendido, de forma que será especialmente difícil para el gobierno hacer cerrar las cuentas este año", agregó.

Repuntan las remesas, las reservas no

Image caption Desde el gobierno interino señalan que se ralentizó el ritmo de caída del envío de remesas.

Las remesas llegaron a caer a un ritmo del 13% este año, pero a partir de julio se ha registrado un ligero repunte. "Venían decreciendo fuertemente, pero en las últimas semanas están entrando más, y el decrecimiento ronda el 10%", afirmó De Midence.

Según la funcionaria, este fenómeno puede explicarse "por la situación política que estamos viviendo".

"A pesar de que muchos de nuestros compatriotas que viven en Estados Unidos se han visto afectados (por la recesión), están dando un mayor apoyo a sus familiares", dijo.

Esto lo corroboró Marcia Facundo de BBC Mundo en "Catrachilandia", el área de los "catrachos", como se conoce a los hondureños en Miami. Dos meses después del derrocamiento de Zelaya, entrevistó a varios hondureños que se esforzaban por enviar un poco más de dinero a casa en vistas de la situación política.

Lea también: Crisis en Honduras atrae más remesas

De Midence señala que ha habido un repunte también en otras áreas, como la maquila, que "está volviendo a reactivarse". También señala como positivo que no se haya dado una corrida financiera a raíz del retorno de Zelaya al país.

"Teníamos temor de que hubiera un impacto negativo en la parte monetaria, un retiro de depósitos en moneda nacional y extranjera, pero eso no sucedió porque el sistema financiero está sólido", dijo. De Midence agregó que la inflación se redujo sustancialmente, y se sitúa en torno al 3,1%.

¿Buenos resultados?

Image caption Desde el Banco Central dijeron que no hubo un retiro masivo de depósitos, pese a que temían que sucediera.

Desde el sector que responde a Zelaya enumeran los proyectos que "se han paralizado" por la suspensión del crédito y la ayuda internacional.

"Hubo obras que se pararon como la construcción de carreteras, construcción de estructuras sanitarias, edificios para clínicas de atención médica que se estaba haciendo con este tipo de fondos y una de las actividades más importantes, el canal seco, que es una carretera que atraviesa todo el país está prácticamente paralizada, lo que ha tenido un gran impacto en la generación de empleos", afirmó Aguilar.

El funcionario zelayista reconoció que el empleo "ya estaba afectado por la crisis internacional", pero agregó que el conflicto político que atraviesa Honduras "ha venido a empeorar la situación".

Aguilar estima que "el desempleo ha subido unos tres puntos en los últimos tres meses, lo que indica que está en el 7%, un valor altísimo para un país como el nuestro".

En cambio, la presidenta del Banco Central señaló que a pesar de la congelación de los créditos internacionales, las políticas económicas del gobierno interino están dando "los resultados deseados".

Tipo de cambio

En cuanto al nivel de reservas del Banco Central, la funcionaria explicó que al 24 de septiembre de este año se situaban en torno a los 3,6 meses de importación, lo que representa una disminución de US$220 millones, a pesar de que uno de los objetivos de la nueva administración del Banco Central es frenar justamente este drenaje.

Sobre este punto De Midence aclaró que, un año antes, la caída de las reservas rondaba los US$122 millones, en momentos en que las remesas crecían en un 9%.

"Cuando sucedieron los acontecimientos del 28 de junio, encontramos una economía con una enorme liquidez, y sin embargo el crédito no se había dinamizado. Ya existía incertidumbre y la gente no estaba invirtiendo", explica la funcionaria. El gobierno interino optó entonces por "recoger esa liquidez del mercado" mediante subastas. El segundo objetivo económico del gobierno de Micheletti es "mantener el tipo de cambio fijo".

Pero justamente el tipo de cambio fijo es una de las cosas en riesgo en la coyuntura política del país. De acuerdo a Thody, es una de las variables más vulnerables en este tipo de contextos, y muestra que el país "no se está ajustando a las presiones internacionales". A pesar del optimismo de De Midence con respecto al control de la inflación, la experta del Economist Intelligence Unit advierte que la población más pobre sufriría sobremanera en caso de un colapso de la moneda.

"Hay muy poca información proveniente de Honduras, pero lo que sale no es bueno. Hay muchos desequilibrios que se están sumando", agregó Thody.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.