Uruguay-Argentina: "El partido más trascendente"

Vendedor de camisetas de Uruguay
Image caption Los vendedores de camisetas y de banderas de Uruguay, en las afueras del estadio, trabajan como nunca estos días.

Eufóricos, emocionados, ansiosos, “con la camiseta puesta”. Así están desde el sábado pasado los uruguayos. El penal que metió Diego Forlán en el último minuto del partido contra Ecuador reavivó las esperanzas de que el primer país en convertirse en campeón del mundo logre uno de los cupos latinoamericanos en el Mundial de Sudáfrica de 2010.

"Yo nunca voy al estadio pero este partido no me lo pierdo por nada", dijo a BBC Mundo Ruben Bitrán el domingo, saboreando todavía el triunfo de la selección el día anterior.

Es que tanto Uruguay como Argentina se juegan su clasificación este miércoles, en un partido en el que, a pesar de que los uruguayos están confiados en obtener un triunfo, todo puede pasar.

"Este es el partido más trascendente entre Uruguay y Argentina desde que jugaran la primera final de un Campeonato del Mundo en Montevideo en 1930 y desde el partido que jugaron en Argentina por la Copa América en el 87", opinó el veterano periodista deportivo Alberto Kessman en diálogo con BBC Mundo.

Kessman señaló que los dos se están jugando el todo por el todo, y es difícil hacer predicciones porque hay una gran paridad entre ambos equipos.

"Están parejos en cuanto a grandes figuras. Argentina tiene a un campeón como (Lionel) Messi y Uruguay a otro como es (Diego) Forlán. Ambos tienen muy buenos goleadores. Quizás la gran diferencia es que Argentina está demasiado herido para lo que está acostumbrado, y Uruguay está acostumbrado a estar herido, tiene la experiencia de no ganar en varios partidos y eso le hace no anticipar una victoria", señaló Kessman.

Si Uruguay gana, clasificaría de manera directa. Si pierde, iría a repechaje con el que quede de cuarto en la Concacaf (Norte y Centro América y el Caribe).

Argentina, por su parte, clasifica con triunfo. Si pierde o empata depende de otros resultados para llegar repechaje.

Blog: El Frankestein del fútbol moderno

"Vamos a ganar"

Sin embargo, tanto uruguayos como argentinos están confiados en que sus equipos les darán una alegría el miércoles en la noche.

-"Vamos a ganar 3 a 1".

-“Yo no lo veo tan fácil”.

-"Con toda la hinchada que va a tener Uruguay en el estadio no puede perder". BBC Mundo escuchó diálogos como éste en la fila del supermercado, entre madres a la salida de la escuela, en programas de radio y televisión.

Image caption Un grupo de hinchas argentinos cruzó el corte de ruta entre Argentina y Uruguay.

A la costumbre uruguaya de opinar de fútbol hoy se ha sumado las ganas que tienen los habitantes de este país de ver a su equipo triunfar en este "duelo del Río de la Plata".

¡Gana Argentina!, asegura un grupo de hombres que llegó este martes desde la Provincia de Córdoba y que pasó por el Estadio Centenario con la esperanza de ingresar y conocerlo con calma, antes de regresar a un escenario totalmente distinto, colmado de gente.

"Vinimos sin fanatismos. Somos realistas, los dos quieren ganar y tienen buenos jugadores. Están los dos muy presionados", indicó uno de ellos.

El director técnico de la selección uruguaya, Oscar Washington Tabárez dijo el martes en rueda de prensa que si bien el plantel disfruta de la euforia popular que desató el triunfo en Ecuador, tratan de vivir las horas previas al encuentro con Argentina "con mesura".

Dijo, además, que Argentina “es un equipo difícil por la potencialidad de sus jugadores”, como queriendo advertir a los uruguayos de que no por ser locatarios tienen el partido ganado.

"Volaron" las entradas

A pesar de las ganas de ver y vivir las emociones del partido en el lugar de los hechos, Bitrán, como otros miles, tendrá que conformarse con verlo por televisión. Más de 50 mil entradas se esfumaron el lunes en un par de horas de las boleterías del Estadio Centenario y de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF).

El día del partido contra Colombia, en septiembre, la AUF decidió vender las entradas a mitad de precio porque llevaba muy pocas vendidas ya que los uruguayos estaban apesadumbrados ante los escasos éxitos anteriores.

Esta vez, muchos aprovecharon el día libre que les dio el feriado del 12 de octubre y no les importó hacer largas filas para comprar boletos, en algunos casos, menos de los que hubieran querido.

"Yo quería ir con mis dos hijos, mi hermano y mis sobrinos pero sólo pude comprar tres", dijo a BBC Mundo Edgardo Fuentes, mientras compraba unas camisetas con el 10 de Forlán en la espalda. Es que para evitar la reventa, las autoridades de la AUF decidieron limitar el número de entradas que cada persona podía comprar.

Reventas

Image caption Para muchos, este es el partido más trascendental entre Argentina y Uruguay desde 1930.

A pesar de esa medida, este martes la Policía detuvo a una decena de revendedores e incautó las entradas que pretendían vender a precios hasta cinco o seis veces mayores. Sin embargo, la práctica continuó. Cuando BBC Mundo visitó el martes en la tarde las inmediaciones del estadio, pudo apreciar a cuatro o cinco revendedores bastante atareados.

Lo que ha sido más difícil de controlar es la reventa a través de internet. Las autoridades están investigando las ofertas de entradas que desde el lunes en la noche algunos usuarios de sitios de ventas y de subastas hicieron a precios astronómicos. Entradas que originalmente costaban unos US$12 las ofrecían por US$60, US$100 y hasta US$500.

"El mejor lugar del estadio para disfrutar del partido del siglo", escribió un vendedor que esperaba lograr que algún fanático abriera su billetera a lo grande.

En Argentina, la venta de entradas para el partido no tuvo tanto éxito. De las 4.000 localidades que la AUF había entregado a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) para comercializar se vendieron sólo 2.500.

Según publicó el portal uruguayo Observa, la AFA consideró que las entradas eran muy caras, ya que se vendían a entre US$50 y US$100, un precio superior al de las entradas para el público uruguayo.

El fútbol puede más

En un gesto de solidaridad con sus compatriotas, los activistas argentinos de Gualeguaychú que desde hace casi tres años mantienen cortado el puente que une a esa ciudad con Fray Bentos, en Uruguay, como protesta por la instalación de la papelera Botnia, permiten el paso los que quieran venir a ver el partido.

El grupo de cordobeses pasó por allí. Les tomaron los datos y les dijeron que tienen que regresar enseguida porque ya al mediodía del jueves volverán a bloquear el paso. Ellos piensan volver apenas termine el partido.

Los argentinos estarán en una tribuna a la que accederán también los uruguayos, por lo que las autoridades dispusieron vallas de seguridad, para evitar incidentes.

Los cordobeses aseguran que no habrá de qué preocuparse. "La barra brava a este partido no viene porque no tiene los medios", aseguraron. Además, dijeron, "los uruguayos y argentinos somos hermanos". Unos hermanos que medirán sus fuerzas a ver quién es el mayor.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.