Última actualización: miércoles, 21 de octubre de 2009 - 16:30 GMT

Uruguay: ¿habrá segunda vuelta?

Campaña electoral en Uruguay.

Según las encuestas, ninguno de los candidatos obtendrá la mayoría absoluta.

Actos políticos en los barrios, cientos de personas distribuyendo listas de votación en puntos clave de cada ciudad, coches que circulan con banderas de los partidos políticos, carteles en las calles y en los balcones, música de jingles publicitarios. Así vive Uruguay los días previos a las elecciones nacionales del domingo.

En una misma esquina, cinco puestos de distintos partidos conviven durante horas, pacíficamente, todos tratando de que los transeúntes acepten la lista de su partido y no se olviden de llevarla consigo a las urnas.

En cada lugar de votación habrá papeletas de todos los partidos, pero la Corte Electoral recomienda a los votantes llevar la de su preferencia para evitar demoras.

En la calle se siente la ebullición y hay una gran pregunta en boca de todos: ¿ganará el oficialista Frente Amplio (FA) o habrá segunda vuelta? La respuesta es distinta, según a quién se le formule.

Aunque las encuestas de opinión indican que ningún candidato obtendría la mayoría absoluta el próximo 25, podría haber sorpresas. El alto número de indecisos, (entre 7% y 11%, según la empresa encuestadora), podría incidir en el resultado final.

clic Lea también: Uruguay, ¿por qué hay tantos indecisos?

"Vamos a ganar en primera vuelta", auguró el presidenciable del FA, José "Pepe" Mujica, durante un acto el domingo pasado.

Candidato "poco tradicional"

Campaña electoral en Uruguay.

En caso de que José Mujica ganara, sería el segundo mandato consecutivo del izquierdista Frente Amplio.

En las últimas elecciones, el ahora presidente, Tabaré Vázquez, alcanzó la mayoría absoluta y llevó a la izquierda al poder por primera vez. Vázquez y su gestión de gobierno gozan de una alta aprobación (62%) y Mujica ha intentado mostrarse como continuista para capitalizar esa aprobación en votos.

Sin embargo, muchos votantes, incluso algunos de tradición izquierdista, se muestran reticentes a elegir a un candidato con pasado guerrillero y "poco tradicional" en su imagen y su forma de hablar.

Mujica, de 74 años de edad, es un ex tupamaro que protagonizó incidentes violentos en los años previos al golpe militar de 1973. Su estilo es informal, habla con lenguaje coloquial y vulgar, ocasionalmente soez.

"Yo en la última elección voté al Frente pero esta vez no me gusta el candidato", dijo a BBC Mundo Walter Pérez, quien votará por el candidato del Partido Colorado, Pedro Bordaberry, que no tiene posibilidades de alcanzar la presidencia.

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

"(Mujica) no me da confianza, seguridad, no sabés con qué va a salir", argumentó, y se refirió a una frase alguna vez dicha por Mujica, "como te digo una cosa, te digo la otra".

Mujica sabe que muchos piensan así y últimamente, para tranquilizar a los votantes, ha dado varias señales de que tiene un equipo detrás que lo apoya, y que no actuará solo.

"Danilo (Astori, candidato a vicepresidente y ex ministro de Economía) y la estructura del Frente se sobran para hacer un gobierno de primera y yo voy a molestar muy poco. Lo mío va a ser pensar y empujar el país de nuestros nietos", escribió esta semana en su blog "Pepe tal cual es".

Otros votantes, en cambio, aprecian el hecho de que Mujica luzca y hable como un ciudadano cualquiera, y creen que su perfil, distinto al del político tradicional, lo acerca más a la gente. "'El Pepe' es como nosotros, es del pueblo", dice a BBC Mundo un empleado de un supermercado que asegura que lo va a votar el domingo. "Con este gobierno ya estamos mejor que antes y 'el Pepe' va a seguir trabajando por los pobres", asegura.

¿Qué pasará el domingo?

Yo creo que el FA quiere la mayoría por el hecho de no retroceder respecto a la elección anterior pero desde el punto de vista práctico, con un 48% de las Cámaras pueden manejarse correctamente

Daniel Chasquetti, analista político

Las encuestas dan ventaja a Mujica sobre su principal contrincante, el candidato del Partido Nacional y ex presidente Luis Alberto Lacalle, con alrededor de 44% contra 29%, pero el candidato de izquierda todavía parece estar lejos del 50% que necesita superar para llegar al poder sin necesidad de ir a una segunda ronda en noviembre.

En otro de los numerosos actos políticos que tienen lugar en estos días, Lacalle dijo estar convencido de que tendrá otra instancia de lucha en las urnas, en noviembre, y que en ella logrará superar a Mujica con la ayuda de los votantes de los partidos minoritarios.

Por otra parte, todos los candidatos están haciendo llamados a los indecisos, para que les den el empujón necesario que, o los lleve a la presidencia, o les dé mayor representación en el Parlamento, ya que en estas elecciones también se eligen los cargos parlamentarios.

"Los partidos menores han logrado en cierto modo imponer la visión de que en esta elección se elige al Parlamento y que al presidente lo definimos en noviembre, en parte porque los candidatos de los partidos mayores cometieron errores. Eso favoreció a que muchos ciudadanos pongan la atención en los partidos chicos", indicó a BBC Mundo el politólogo Daniel Chasquetti.

¿Habrá o no mayoría?

Pegada de carteles electorales.

La actual campaña está siendo una de las más activas de los últimos años.

Por otro lado, el histórico Partido Colorado perdió cientos de miles de adeptos tras el gobierno de Jorge Batlle, antecesor a Vázquez, y aunque sigue en un muy lejano tercer lugar, ha venido recuperando puntos y tiene una intención de voto de entre 10 y 12%.

El pequeño Partido Independiente, que en la última elección logró acceder a la Cámara de Representantes con un diputado, aspira ahora llegar al Senado. La intención de voto, según las encuestas, es de 2% y es legítimo pensar que pueda llegar al 3,3% necesario para lograr una banca en la Cámara Alta.

Los respectivos candidatos de ambos partidos, Pedro Bordaberry y Pablo Mieres, han expresado en reiterados mensajes la importancia que tiene para ellos evitar que el Frente Amplio vuelva a tener la mayoría absoluta en el Parlamento, como ocurrió durante el presente gobierno. En este sentido, los independientes aspiran a ampliar su representación para operar como nexo entre el oficialismo y la oposición.

¿Qué cambiaría si el FA perdiera la mayoría parlamentaria?

"Las mayorías permitieron a este gobierno hacer reformas muy grandes, como la reforma tributaria, de la educación, de la salud. Mirando el programa del FA uno llega a la conclusión de que para el próximo período las mayorías no son tan cruciales porque muchos de los objetivos pueden lograrse por la vía administrativa, tomando resoluciones ministeriales o firmando decretos con los ministros", aseguró el analista Chasquetti.

"Yo creo que el FA quiere la mayoría por el hecho de no retroceder respecto a la elección anterior pero desde el punto de vista práctico, con un 48% de las Cámaras pueden manejarse correctamente y no vamos a tener un déficit de gobernabilidad por eso", aseguró.

El viernes comenzará a regir en Uruguay una veda publicitaria. Los ciudadanos tendrán 48 horas sin bullicio, sin llamados políticos ni propaganda para decidir, si aun no lo hicieron, a quién confiarán el destino de su país en los próximos cinco años.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.