Última actualización: lunes, 2 de noviembre de 2009 - 16:30 GMT

Asfalto en la selva

Ribera del río Amazonas en el pueblo de Careiro da Varzea.

Después de la travesía por tierra queda navegar por los ríos Amazonas y Negro para llegar a Manaos.

Fueron seis días y casi 900 kilómetros de carretera de tierra, breves tramos de asfalto, muchos huecos y selva. Luego de navegar por el “encuentro de las aguas”, donde confluyen el río Amazonas –de tono marrón- y el río Negro, finalizó nuestra travesía entre Porto Velho y Manaos.

Vimos delfines de color rosa, caimanes, guacamayas, loros, pájaros cazadores y un tapir, sin contar la infinidad de plantas e insectos que por mi ignorancia no puedo enumerar.

Todo eso al costado de la carretera. Se imaginan lo que existe adentro de la selva.

Al mismo tiempo, conversamos con pobladores de la región, personas que han padecido de malaria más de 20 veces, jóvenes de 18 años que nunca fueron a la escuela, gente que está obligada a caminar decenas de kilómetros para poder tramitar cualquier documento, indígenas que se encuentran en la comodidad de sus hamacas.

Y en medio de todo, el Ejército brasileño, que muchas veces parece ser la única institución oficial que alcanza todos los rincones del Amazonas.

Nunca pensé que al final del viaje tendría una opinión definitiva sobre la reconstrucción de la ruta BR-319. Es más, con cada kilómetro recorrido aumentaba mi indecisión y confusión.

Pérdida de inocencia

Un asunto pocas veces comentado en esta polémica es el potencial turístico de la región

En un lugar tan paradisiaco como Igapó Açu, en donde los delfines comen los peces de la manos de los residentes y los niños se bañan en aguas transparentes al costado de la chalana que transporta los autos, sería fácil imagina que estarían en contra de la carretera.

Los mismos habitantes del pueblo tienen opiniones peculiares sobre el tema: unos dicen que sólo quieren la carretera asfaltada entre Manaos e Igapó Açu, para evitar que esta villa de pescadores se convierta en un simple lugar de tránsito para los viajeros.

Otros prefieren que se asfalte toda la ruta hasta Porto Velho. Confían en que el gobierno haya planificado la creación de áreas de conservación para evitar que haya personas que se apropien de las tierras o madereras ilegales.

Y cómo se van a oponer a la carretera sin todos los años decenas de personas contraen malaria y necesitando de asistencia médica de inmediato, tienen que viajar más de 200 kilómetros para llegar al hospital más cercano.

Emigrantes del sur

Cómo van a estar en contra de que se asfalte la ruta si en la época de lluvias es imposible transitarla, dejando un viaje en barco de cuatro día como la única opción para comunicarse con el mundo exterior.

Ruta BR-319

Mapa del recorrido

Siga el recorrido

La distancia entre Porto Vhelo y Manaos es de casi 900 kilómetros.

Ampliar imagen

O el caso de la familia que emigró desde Santa Catarina, que sólo puede comercializar el ganado de su haciendo durante seis meses al año. El resto del tiempo quedan aislados porque las lluvias anegan la carretera.

¿Cómo producen o ganan el pan de cada día las familias que viven en una hacienda durante esta época?

Incluso en una zona de más acceso, como es la vía entre Porto Velho y Humaitá, en el poblado de Renascer, la falta de transporte público dificulta la educación de los jóvenes.

Y un asunto pocas veces comentado en esta polémica es el potencial turístico de la región.

La llamada “carretera del parque”, como quieren bautizarla los defensores de la reapertura de la BR-319, podría dar un fuerte impulso turístico al estado Amazonas, al cual no le faltan atributos naturales.

Pero es indispensable, para que sean respetados los 27 parques naturales que se encuentran alrededor de la BR-319, que el gobierno y todos los entes involucrados en la construcción de la carretera completen un trabajo eficiente.

En un zona tan grande y desolada, con tantas riquezas naturales, los carteles y las advertencias no son armas suficientemente efectivas para impedir la llegada de los explotadores ilegales.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.