Muertos de Táchira eran "paramilitares"

Ramón Carrizalez, vicepresidente de Venezuela. Foto cortesia: vicepresidencia.gob.ve
Image caption Para el vicepresidente venezolano se podría tratar de personas que intentaban "desestabilizar" al país.

El vicepresidente venezolano, Ramón Carrizalez, informó este domingo que los nueve colombianos asesinados el pasado fin de semana en la frontera con Colombia eran "paramilitares entrenando" en Venezuela.

"Supuestamente se mantenían vendiendo maní en expresos. Pero llevaban un nivel de vida que no se correspondía con el ingreso de un vendedor de maní", dijo el vicepresidente en entrevista televisiva, quien añadió que "la violencia que desplegaron el tiempo que estuvieron allí nos hace concluir que son paramilitares".

Tales declaraciones se dan poco después de que Colombia anunciara la detención de un sargento mayor de la Guardia Nacional venezolana en territorio colombiano.

Lea también: Detienen a sargento venezolano en Colombia

Los "Maniceros"

Image caption Los hombres asesinados eran conocidos como "Los Maniceros".

El hallazgo de 11 cadáveres identificados como parte de los 12 secuestrados en Táchira por un grupo armado mientras disputaban un partido de fútbol a principios de octubre, desató recientemente una controversia sobre la actividad de guerrillas en territorio venezolano.

Pero con estas nuevas declaraciones, el gobierno contradice las afirmaciones de aquellos que responsabilizaron en un primer momento al Ejército de Liberación Nacional (ELN), supuestamente a raíz del testimonio del único superviviente Manuel Junior Cortés.

La policía venezolana dice avanzar en la investigación de la masacre que dejó un saldo de 9 colombianos, un venezolano y un peruano fallecidos.

Todos ellos eran conocidos en el área como "Los Maniceros", porque aparentemente se ganaban la vida vendiendo maní en transportes públicos.

Ahora, las autoridades venezolanas los consideran sospechosos de pertenecer a una banda de "paramilitares" que se entrenaban en el área para "infiltrarse" en la capital Caracas y "desestabilizar" el país.

Una operación, que Carrizalez incluye en la presunta trama del "espionaje" colombiano en Venezuela y los acuerdos militares recientemente suscritos entre Bogotá y Washington, para que tropas estadounidenses puedan hacer uso de siete bases militares colombianas.

Vea también: Colombia y EE.UU. sellan convenio militar

Trama conspirativa

"Todo tiene las características de que es un grupo paramilitar que estaba siendo entrenado (…) con otro objetivo", expresó Carrizalez por televisión, quién apuntó además que "se está materializando la amenaza de Colombia y el imperio contra Venezuela".

Carrizalez acusó también al gobernador opositor de Táchira, César Pérez Vivas, de su "complicidad" con la supuesta "base logística" paramilitar que pretendía operar en el país.

Vivas ha rechazado las acusaciones oficialistas y reiteró su denuncia sobre la falta de seguridad en la frontera y la presencia de irregulares colombianos en el territorio.

Por su parte, familiares de las víctimas de la masacre -ahora acusadas de pertenecer al paramilitarismo- niegan tales afirmaciones.

Se desconoce cuál será el destino del único superviviente del crimen, que actualmente se recupera de sus heridas en Caracas.

Respuesta colombiana

El Departamento Administrativo de Seguridad colombiana (DAS) ha negado que sus agentes estén operando en Venezuela y rechazan la veracidad de las supuestas pruebas presentadas recientemente por el ministro venezolano de Interior y Justicia, Tarek El Aissami ante la Asamblea Nacional sobre el asunto.

Las pruebas, consideradas "irrefutables" por El Aisami, habrían sido obtenidas a raíz de la detención de dos presuntos agentes del DAS a principios de octubre.

A todo esto, Colombia anunciaba este sábado la captura de un sargento de la Guardia Nacional venezolana en el departamento fronterizo de la Guajira, en Colombia.

Según informó el DAS, el militar fue detenido en un retén policial de Paraguachón mientras se trasladaba en un vehículo vestido de uniforme y portando una pistola.

Sobre este arresto, el presidente colombiano, Álvaro Uribe, comentó que se va a indagar en el caso pero que "cuando pasa un miembro de la Guardia a Colombia, se ha tomado tranquilamente, históricamente con paciencia".·

Venezuela todavía no se ha pronunciado sobre esta detención.

¿Guerrilla colombiana en Venezuela?

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.