Chile: ex-soldados piden indemnización

Soldados chilenos durante el régimen militar
Image caption Algunos ex soldados piden compensación por daños sicológicos.

Una agrupación de ex conscriptos del ejército chileno solicitó una reparación al Estado, alegando que sufrieron daños sicológicos tras ser forzados a cometer violaciones a los derechos humanos durante el régimen militar.

Una reunión en las inmediaciones del palacio de La Moneda en Santiago marcó la ofensiva iniciada por la Agrupación de ex Soldados Conscriptos de Chile para pedir que el Estado los indemnice, por lo que denuncian como daños psicológicos debido a su actuación en los primeros meses del régimen de Augusto Pinochet.

Los ex uniformados alegan la existencia de una "deuda moral" por la presión y los apremios a los que estuvieron sometidos tras el golpe del 11 de septiembre de 1973 que derrocó a Salvador Allende, y además solicitan una reparación por los años en que no recibieron el pago de sus imposiciones.

La gran mayoría de quienes cumplían el servicio militar cuando Pinochet llegó al poder tenía menos de 18 años, y la agrupación hoy admite que muchos de ellos cometieron violaciones a los derechos humanos. Pero denuncia que fueron obligados bajo amenazas de muerte por parte de la plana superior.

"Estamos demostrando a nuestra sociedad, al país y al mundo entero que las primeras personas que fueron violadas en sus derechos humanos durante el gobierno militar fuimos nosotros, los jóvenes menores de edad en esa época", relató el dirigente Fernando Mellado a BBC Mundo.

El presidente de la Agrupación de ex Soldados Conscriptos recordó que hay leyes que permiten que los exonerados políticos o los familiares de las víctimas reciban pensiones y atenciones, asegurando que su sector también merece una respuesta por parte del Estado.

"Felizmente muertos"

El directivo relató algunas de las experiencias que los ex conscriptos debieron vivir, planteando que además de quienes participaron de torturas o ejecuciones, hubo otros grupos que tuvieron que partir a la frontera sur para una eventual guerra con Argentina en 1978, o construir la carretera austral bajo condiciones deplorables.

Y el principal argumento de Mellado para defenderse junto con sus ex compañeros es que los soldados sólo cumplían órdenes, jugándose la vida si llegaban a desobedecer.

"Todos fuimos enseñados a darle cumplimiento a la obediencia debida. Producto de la obediencia debida las personas que desacataron órdenes están felizmente muertas. Digo que algunos están felizmente muertos, porque hay otros que no murieron y hasta el día de hoy arrastran una invalidez, inválidos por haber desacatado una orden", señaló.

La postura de los ex uniformados encontró una reacción contraria desde el sector de los derechos humanos, según dijo a la BBC el abogado Hugo Gutiérrez.

"Es una reparación que ellos pueden estimar que es justa y considero que efectivamente se vieron expuestos a un tiempo mayor de servicio militar. Muchos de ellos estuvieron cuatro o cinco años sin ningún tipo de imposición y obligados, y aparecen con un vacío previsional que debe ser cubierto por el Estado", señaló.

Sin embargo, desestimó que los ex conscriptos se comparen con las víctimas para pedir una pensión: "Creo que hay un daño sin duda moral que se cometió con ellos, pero la obediencia debida está prohibida en estos temas de violación de derechos humanos, entonces por ese lado ellos no podrían ser reparados", sostuvo.

Organismos internacionales

Fernando Mellado confirmó que como una forma de buscar la "redención personal", el grupo de ex soldados decidió entregar información que pueda ayudar para encontrar a las más de mil personas que aún están desaparecidas, aunque no recurrirán a la justicia chilena.

"No tengo ninguna seguridad de que mi patria me vaya a acoger la demanda o la confesión. Vamos a preparar la información y la vamos a sacar a los organismos internacionales. Seguramente algún organismo internacional que tenga la seguridad que no me va a revelar nombres y apellidos, o cosas por el estilo", señaló.

A su vez, el abogado Gutiérrez estima que es lo menos que se puede esperar por parte de los ex conscriptos.

"Creo que ellos tienen que ayudar no más a que se encuentren los cuerpos de los detenidos desaparecidos, y esa es una contribución que le tienen que hacer a la normalización del país", manifestó.

Se cree que alrededor de 3.000 personas murieron o desaparecieron durante el gobierno militar de Augusto Pinochet.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.