EE.UU. no sólo utilizará bases militares

El embajador de EE.UU. William Brownfield y el ministro de Defensa de Colombia Jaime Bermúdez firman acuerdo militar

La publicación del texto del acuerdo militar firmado el viernes pasado entre Colombia y Estados Unidos encendió nuevamente la polémica en este país andino.

Buena parte de la controversia tiene que ver con la posibilidad que tendrán las aeronaves militares y el personal de Estados Unidos de utilizar no solo cinco bases de la Fuerza Aérea Colombiana, sino también los siete aeropuertos internacionales con que cuenta Colombia.

Uno de los artículos del acuerdo indica que se establecerá "un mecanismo para determinar el número estimado de vuelos que harán uso de los aeropuertos internacionales, de conformidad con la normatividad colombiana".

El acuerdo también deja abierta la posibilidad de que personal y equipo militar de Estados Unidos accedan y usen "las demás instalaciones y ubicaciones en que convengan las Partes o sus Partes Operativas".

Otra cláusula señala que los observadores aéreos, de Colombia o de terceros estados, podrán ir en las misiones de aeronaves de Estados Unidos, previa invitación de este gobierno.

"Acuerdo de ocupación"

"Este es un acuerdo de ocupación", declaró a BBC Mundo el senador Gustavo Petro, candidato presidencial del izquierdista Polo Democrático Alternativo, PDA.

"Se trata de un acuerdo ilegal que no cuenta con la aprobación del Senado de Colombia, como lo ordena la Constitución. Por eso, el pacto no tiene eficacia jurídica y es denunciable ante los tribunales internacionales", añadió.

Para Petro, "es lamentable que el presidente Barack Obama no sea capaz de romper con estas políticas que han liderado los Estados Unidos por varios años".

Según el candidato, el texto firmado entre Bogotá y Washington no impone límites a la presencia de personal militar y contratistas de Estados Unidos en Colombia.

Pero, Jairo Clopatofsky, senador del Partido de la U, dice que serán solo 800 militares y 600 contratistas civiles, como lo ha dicho el gobierno colombiano.

Clopatofsky defendió el pacto y admitió que tendrá un efecto "disuasivo" sobre el presidente venezolano, Hugo Chávez.

"Delirio de persecusión"

Image caption El acuerdo ha generado tensión en la frontera colombo-venezolana.

"Chávez ha reaccionado con el cierre de la frontera porque tiene delirio de persecusión y porque se dio cuenta de que no es el líder latinoamericano que pretendía ser y que ha sido superado por otros, como el presidente Lula, de Brasil", le dijo Clopatofsky a BBC Mundo.

El legislador, que hace parte de la coalición mayoritaria que apoya al gobierno en el Congreso, subrayó que "Estados Unidos es el único país que ha apoyado a Colombia en su lucha contra el narcotráfico y la guerrilla".

El gobierno del presidente Álvaro Uribe, por su parte, ha insistido en que el acuerdo, que tendrá una vigencia de diez años, será para realizar únicamente misiones militares en territorio colombiano, dirigidas a combatir el narcotráfico y el terrorismo.

En el texto del pacto las dos partes manifiestan que suscribirán otros convenios para implementar varios de los puntos acordados.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.