"Emergencia energética" en Ecuador

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo este sábado que en los próximos 10 días la emergencia eléctrica por la que atraviesa el país estará controlada, y anunció que para ello el gobierno traerá al país "una central térmica desarmable por avión de países amigos", aunque no dio más detalles.

Image caption Ecuador depende en gran medida de las plantas hidroeléctricas para la generación de energía.

El viernes, Correa había emitido un decreto en que declaraba el estado de excepción eléctrica en todo el territorio nacional para los próximos 60 días, ante el déficit de generación de la mayor planta hidroeléctrica, Paute, que ha obligado a aplicar racionamientos programados de energía en todo el país.

El corresponsal de BBC Mundo en Quito, Paúl Mena Erazo, informó que Correa culpó al cambio climático y a los gobiernos anteriores de la crisis energética que vive el país y manifestó que el que diga que esto es culpa del gobierno "es un miserable irresponsable".

Además, Correa sostuvo que todas aquellas entidades públicas y privadas que posean plantas de energía deberán usarlas de forma continua y obligatoria. Esto mientras se avanza en la construcción de nuevos proyectos hidroeléctricos.

Este domingo no habrá cortes de luz, pero el lunes se volverán a realizar los racionamientos de energía de un máximo de hasta cinco horas, dependiendo de la densidad poblacional del lugar, agregó el corresponsal.

Sequía severa

El ministro coordinador de Sectores Estratégicos, Galo Borja, señaló que el estado de excepción busca garantizar la continuidad en el suministro de electricidad y le permitirá al Ministerio de Finanzas garantizar la importación del combustible que requieren las centrales termoeléctricas.

Además, indicó que la estatal petrolera Petroecuador debe entregar combustible de manera "forzosa" y sin requisito previo a las generadoras de energía.

Las autoridades indicaron que el descenso en la producción de la planta hidroeléctrica de Paute se debe a las severas sequías. Además, se forzó su producción a la mitad para lidiar con la escasez de agua.

La sequía que afecta a la zona sur andina de Ecuador ha provocado, desde hace algunas semanas, una "disminución drástica" en el volumen del caudal de agua que ingresa en el embalse de la planta de Paute, que aporta el 35% a la cobertura de la demanda interna de energía.

El ministro de Electricidad y Energía Renovable, Esteban Albornoz, precisó que los racionamientos supondrán recortes diarios de entre el 5% y el 10% en áreas residenciales.

Informes indican que la sequía que está afectando a la región andina es la peor en cuatro décadas.

Ecuador depende en gran medida de las plantas hidroeléctricas para la generación de energía.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.