Chile: paro general de empleados públicos

Protesta de empleados públicos chilenos (foto archivo)
Image caption El gobierno ofrece un aumento del 2,5%, pero los trabajadores rechazan la propuesta oficial.

Los empleados públicos chilenos iniciaron este lunes una huelga por tiempo indefinido en reclamo de un aumento general de salarios del 8% para 2010.

La medida de fuerza se adoptó después de que el gobierno, que encabeza Michelle Bachelet, insistiera en el ofrecimiento de un reajuste para el próximo año del 2,5%, cifra que no es aceptada por los trabajadores.

Esta huelga fue convocada por un conglomerado de 16 organizaciones sindicales que representan a unos 450.000 empleados de la administración central, aduanas, servicios de salud, personal de las universidades y de las municipalidades, entre otros sectores, que ya habían realizado protestas similares la semana pasada.

Lea: Doble huelga en Chile

Este paro, al que también adhieren los docentes, se superpone con otra medida similar que mantienen desde el pasado 30 de octubre los maestros exigiendo que les abonen una deuda que data de 1981 cuando la educación pública fue transferida a los municipios.

"Por tiempo indefinido"

"La convocatoria a la huelga es por tiempo indefinido", le dijo a BBC Mundo Jeanette Soto, vicepresidenta de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF).

La dirigente precisó que se elaboró "un programa" de protesta para tres días, pero aclaró que la huelga seguirá si no se producen avances en las reuniones que mantendrán con autoridades del gobierno.

La medida de fuerza afectó el tráfico de camiones por el Paso de los Libertadores o Cristo Redentor en la cordillera de los Andes, que comunica a la capital chilena con la provincia argentina de Mendoza.

Por esa carretera internacional sólo pueden circular autobuses y vehículos particulares, ya que el personal del servicio de aduanas adhirió a la protesta.

Debido al paro, hubo poca actividad en los servicios públicos a excepción del Registro Civil y los establecimientos sanitarios donde –según los dirigentes sindicales– se dispusieron "turnos éticos" para atender casos urgentes.

Según la vicepresidenta de ANEF, la adhesión a la huelga "fue del alrededor del 90%".

Impacto en el sector privado

Desde el sector privado se escucharon voces críticas sobre la modalidad de la protesta de los trabajadores públicos.

El presidente de la Sociedad de Fomento Fabril (SOFOFA), Andrés Concha, dijo que la huelga "en la práctica va a significar un retraso en operaciones que están convenidas con compradores en el extranjero", según declaraciones citadas por el diario chileno La Tercera.

El titular de la entidad que representa al sector industrial y exportador consideró que "obviamente" este tipo de situaciones pueden afectar la imagen del país.

Contenido relacionado